Home » Entrevistas » Victor Wooten, Mística creación desde la palma
 
Victor Wooten, Mística creación desde la palma

VICTOR WOOTEN:
Mística creación desde la palma de la mano

 

Por Fernando Curiel
La experiencia del ser humano actual es definida por las barreras de la sociedad, que se afinca cómodamente sobre los descubrimientos científicos y tecnológicos. Buscamos el método o camino rápido hacia el éxito, muchas veces dejando a un lado el divino misterio y misticismo del mundo que nos rodea. Sin embargo, hay música que contiene ese místico e invaluable sentimiento. Por eso se destacan músicos como Victor Lemonte Wooten. El impactante bajista que por más de dos décadas ha sido miembro de la banda ganadora de Grammy’s Béla Fleck & The Flecktones, ha compartido su filosofía acerca de la música y la naturaleza abiertamente en sus campamentos para músicos, en sus clínicas alrededor del mundo y ahora con nuestros lectores. Aconsejado por su hermano Regi, Victor empezó a tocar el bajo a los 3 años de edad y a los 5 ya estaba de gira con The Wooten Brothers Band abriéndole al pionero del Funk y uno de los creadores del Chicago Soul, Curtis Mayfield. Ha compartido el escenario con incontables bandas y músicos del más alto calibre como Chick Corea Elektric Band, Dave Matthews, Prince, Vital Tech Tones, Branford Marsalis, Dennis Chambers, Mike Stern, y muchos más. Ha sido galardonado como Mejor Bajista del Año, dos veces por Nashville Music Awards, y tres veces por Bass Player Magazine.

Cuenta con seis discos solista y está en una gira mundial compartiendo su arte y pasión. Junto al lanzamiento del 1ro de abril de su más reciente álbum solista llamado Palmystery, sale a la venta el libro de su autoría titulado The Music Lesson donde cubre en detalle las lecciones que le han permitido destacarse y superarse como músico y persona.

Me da mucho gusto compartir una porción de esta jornada espiritual-educativa tanto de música como de vida. Disfruten.

 
¿Cuál fue la idea tras tu último álbum, Palmystery?
Bueno, quería hacer un álbum donde tocaba más ya que mis últimos discos contenían muchas voces y trataban de ser más comerciales. Quise dedicarme más a tocar el bajo, darle una oportunidad a todos los músicos de destacarse y enfocarnos en la música.

 
La canción “I Saw God” (Vi a Dios), que es la única del disco que incluye voces, tiene un mensaje muy particular, ¿podrías explicar qué intentas decir a través de ella?
Siempre me gusta incluir canciones que te hacen pensar y “I Saw God” definitivamente tiene ese efecto. Pienso que hoy en día la gente está preparada para escuchar una canción así. Escuchar a alguien jugando el papel de Dios despierta la curiosidad, especialmente si es una mujer; como ocurre en esta canción.

 
¿Dirías que eres más espiritual que religioso?
Diría que soy más espiritual que religioso, sí… Y ¿qué significa eso? No sé [risas]. Cuando hablas de Dios es difícil catalogarlo en una sola religión. Entonces, supongo que ser espiritual deja eso abierto. En mi forma de ver, el espiritualismo incluye todo.

 
Cuentas con la contribución musical de varios miembros de tu familia como Joseph (teclado), Kaila (voz), Roy (cajón), Regi (bajo / guitarra), y Rudi (alto sax). ¿Sientes que la conducta o dinámica de trabajo con tus hermanos es diferente que cuando trabajas con otros músicos como Dennis Chambers o Mike Stern por ejemplo?
Yo soy el menor de mis hermanos y crecí tocando con ellos. Así que cada vez que tocamos, es algo muy familiar… como ir a visitar la casa de mis padres. En ese sentido, sí puede ser distinto que tocar con otros músicos. Pero a través de los años, se me ha hecho mucho más fácil tocar con otros instrumentistas, especialmente si se trata de talentos de la talla de Dennis Chambers y Mike Stern. Me parece muy muy fácil tocar con ellos, y es porque estamos al mismo nivel.

 
¿Consideras que haber crecido en una familia musical te hizo mejor músico?
Absolutamente. Es como crecer en una familia que habla inglés… vas a aprender a hablar inglés naturalmente. Haber sido criado por una familia de músicos me permitió aprender a tocar música naturalmente, de la misma manera que aprendí a hablar inglés naturalmente. No tuve que sentarme en un aula y aprenderlo académicamente.

 
Uno de los objetivos de tu campamento para músicos “Bass Nature Camp” es enseñar la relación entre la naturaleza y la música. ¿Podrías explicar esto?
Siempre que tratamos de hacer algo, ya sea tocar música, hablar un idioma, escribir un artículo o hasta amarrar las trenzas de los zapatos, en realidad estamos tratando de ser naturales en lo que sea que estemos tratando de hacer. Cuando digo natural, eso viene de la palabra naturaleza. Entonces, en realidad estamos tratando de ser como la naturaleza porque ella hace lo que hace naturalmente. Nadie tiene que decirle a un árbol cómo crecer, ni a un bosque cómo ser, simplemente es. Así estemos consciente de ello o no, siempre tratamos de ser más como la naturaleza.

En cuanto a la música, la mayoría de las veces nos aislamos de la naturaleza para mejorar técnicamente. Nos encerramos en un cuarto, practicamos y estudiamos lo académico. Es como tratar de aprender un idioma muy bien, pero en vez de ir al lugar donde se habla naturalmente, nos encerramos en un cuarto y nos aislamos. Eso es un método efectivo, pero cuando salimos del cuarto, ¡hablamos con un acento! Y luego tenemos que aprender a ser naturales otra vez. Así que yo propongo, ¿por qué no dejar que la naturaleza sea nuestra aula? Todo está conectado a la naturaleza.
Nunca he conocido a un músico que no esté de acuerdo que la música es un idioma. No tengo que pensar mucho cuando hablo, puedo mantenerme completamente enfocado en lo que estoy sintiendo y las palabras salen por su propia cuenta. No tengo que razonar cómo mover mi lengua, o abrir la boca, etc. Es algo natural. Entonces quiero sentir la música y dejar que salga de mí, a través de mi instrumento y por su cuenta.

 
¿Tu libro, The Music Lesson trata sobre este tema?
Sí. Se me ocurrió escribirlo después de tantos años de clínicas y de enseñar música. Muchos de mis estudiantes me pedían que escribiera mis métodos y enseñanzas. Pero mucha gente quiere un libro instruccional y no me gusta esa idea ya que es algo presumido, rígido y estéril. No quiero que sea un método definitivo, más bien una sugerencia. Que el lector pueda crear sus propias ideas y métodos. Entonces redacté el libro como si fuese un cuento de ficción. El protagonista piensa en la música como un idioma (lo que hablamos anteriormente). Siendo el protagonista, uno puede ponerse en sus zapatos y ver qué tal sería pensar en la música como algo tan natural como aprender a hablar.

 
Pero, ¿no estás en contra de la educación musical formal?
¡No! No estoy en contra de ningún tipo de educación musical. Pero estoy diciendo que nos tardamos más en lograr expresarnos naturalmente.

 
¿Pasaste por la etapa de encerrarte para practicar y mejorar técnicamente?
Sí, pero cuando llegué a esa etapa, ya sabía tocar porque crecí tocando con mi familia. Me enfoqué en aprender a tocar cosas muy particulares, pero ya sabía hacer música.

 
¿Cuál es el papel de un bajista dentro de la música?
El papel principal de un bajista es servir de apoyo para la música. Es como la fundación de una casa. Una buena fundación pasa desapercibida pero es la parte más fuerte de la edificación. Uno no