Home » Entrevistas » Ron “Bumblefoot” Thal, Virtuoso y vanguardista
 

Ron “Bumblefoot” Thal, Virtuoso y vanguardista

RON “BUMBLEFOOT” THAL:
Virtuoso y vanguardista, un guitarrista que forja su camino con imaginación y dedicación

 
Por Fernando Curiel

Curioso, explorador, hábil y dedicado a llegar a su meta. Eso pienso de nuestro protagonista después de haber conversado con el apodado Bumblefoot. El virtuoso guitarrista se tomó el tiempo de hablar con Músico Pro backstage y con guitarra(s) en mano. Su curiosidad por explorar se ve materializada en la guitarra de doble brazo que se ha convertido en parte de su imagen. Un brazo sin trastes (fretless) y otro con trastes. La habilidad técnica que demuestra ha permitido que sobresalga entre un mundo donde abundan los guitarristas. Con una docena de álbumes en solitario, hay suficiente material original para familiarizarse con la voz particular de este impresionante músico. Además ha colaborado con una gran cantidad de artistas y bandas, siendo la más notable Guns N’ Roses. Cuando la trascendental banda de hard rock fue resucitada con integrantes nuevos por su cantante Axl Rose, Bumblefoot fue uno de los tres guitarristas en reanimarla. Sustituyó a Buckethead, y empezó en 2004. En 2008 lanzaron el álbum Chinese Democracy. En el mismo año giró con Lita Ford. En 2015 anunció su salida de Guns N’ Roses para dedicarse a su carrera solista.

Hoy día se nota revitalizado con la emoción que conlleva crear una banda nueva con músicos que admira y respeta. Junto a Mike Portnoy (ex baterista de Dream Theater), Billy Sheehan (bajista de Mr. Big), Derek Sherinian (ex tecladista de Billy Idol, Kiss, Dream Theater) y Jeff Scott Soto (ex cantante de Journey, Yngwie Malmsteen), forma la súper banda de metal progresivo llamada Sons of Apollo, acerca de la cual podrás leer más a fondo en la edición de Músico Pro, marzo de 2018.

En la presente entrevista nos enfocamos en la trayectoria, carrera, rutina de práctica, equipos y experiencias de Ron “Bumblefoot” Thal. ¡Espero que lo disfrutes!

 
¿Cuál es tu primer recuerdo musical? ¿Algo que en verdad te marcara? 
Honestamente creo que Plaza Sésamo. Y diferentes shows de TV a mediados de los 70. Hay melodías que aún recuerdo perfectamente. ¡Los dibujos animados tenían música increíble! Mucha música clásica, y ópera. Recuerdo tararear diferentes melodías y todas eran de música clásica debido al contenido musical de esos dibujos animados.

 
¿Consideras que siempre fuiste muy musical entonces?
De pequeño no era de los que salía a jugar beisbol con los demás. Me gustaba quedarme a leer enciclopedias. Me fascinaba todo lo que no conocía. Me fascinaba el concepto de que siempre estaba comenzando el inicio de un viaje de conocimiento. Esa frescura con la que uno comienza a aprender algo la trato de aplicar a mi vida. Pero mi interés por la música se potencia cuando mi familia se muda de Brooklyn a Staten Island. Había un grupo de chicos unos años mayores que traían a sus casas toda esta música increíble. Esto es mediados de los 70; en esa época ¡no podías comprar música mala ni que lo intentaras! Cada semana llegaba alguien con el nuevo disco de Queen, Led Zeppelin, Pink Floyd, Kiss, The Who… todo era increíble, hasta la música Disco, Los Bee Gees. ¡El Funk! Y la escena de Nueva York era y se convertiría en algo increíble; The Ramones, Kiss, Twisted Sister, Anthrax unos años después, las bandas de Hardcore que siguieron… Pero siguiendo en los 70, siempre estaba en casa de alguien y sonaba un disco de Elton John, The Beatles, me enamoré de The Beatles… Pero llega el día en que ponemos un disco que justo acababa de salir, y estoy viendo la portada, y en ella están estos cuatro personajes, sus caras pintadas como si fueran monstruos y comienza a sonar el ruido del público; era hipnotizante. Recuerdo quedarme estático viendo directamente el equipo de sonido, como si tuviese enfrente a la banda… fue un momento mágico, y obviamente el disco era Kiss Alive. La energía que sentí… sabía que era a lo que me quería dedicar el resto de mi vida, ser músico y hacerle sentir eso a los demás.

 
¿Y siempre supiste que querías hacerlo con la guitarra?
Te diré que en un principio quise ser baterista, pero mi hermano mayor también quería ser baterista, así que me ganó por jerarquía. Gene Simmons [KISS] era uno de mis héroes con todo su show de escupir fuego y esas cosas, así que decidí irme por el bajo. Fui a la tienda de música más cercana y les dije que quería ser bajista y me anotaba para lecciones. Me imagino que cuando vieron entrar a un niño del tamaño de un bajo, se apiadaron de mí y me mintieron diciendo que para ser un buen bajista, primero iba a tener que tomar lecciones de guitarra ¡por dos años! Lo que pasaba era que la tienda no tenía bajos para niños pero sí tenían guitarras para niños. Así que comencé, engañado, mis lecciones de guitarra. Me encantó, y me mantuve fiel a ella.

 
¿Cómo te cuidas? ¿Estás pendiente de tu salud?
¡Sí! Mi abuela siempre decía, “Al menos tienes tu salud!” [risas] Siempre hay que escuchar a la gente que ha vivido más que tú. Uno cree saberlo todo, pero en verdad ¡no sabemos nada! Sin salud no hay shows, tours, no hay salud mental tampoco, no hay alegría. Por eso hay que cuidarse. Siento que le debo a los fans poder darles el mejor show que puedo dar. Trato de comer sano y hacer ejercicio, lo cual es muy difícil cuando estás de gira, al igual que dormir bien. No existe nada que cure mejor una garganta adolorida de cantar, unas piernas cansadas de tanto dar vueltas como loco en una tarima, como una comida sana y ocho horas de sueño. ¡Dormir bien una noche entera creo que es lo más importante de todo! Hoy en día bromeamos que dormir es la nueva droga. Cuando te enfermas en gira, no hay vuelta atrás, te empeoras cada vez más… así que hay que mantenerse sano.

 
Háblame un poco de los equipos que usas en tu estudio casero.
He usado Cubase desde hace 20 años. Cuando todas las otras compañías de software sonaban igual, Steinberg Cubase tenía un gran sonido ya que lograron una emulación de sonido de cinta que simplemente aplastaba en calidad y profundidad a las otras compañías. También utilizo Nuendo. En cuanto al estudio como tal, compré una propiedad en Nueva Jersey y lo convertí en un lugar donde las bandas pueden vivir y crear. Es lo que quería, un lugar donde las bandas pudiesen vivir la música. Que las 24 horas del día estés en este sitio donde puedas componer o arreglar en cualquier momento, y no en un horario determinado. Ahí grabo todo lo que hago, compongo música para películas de horror, lo que grabo para librerías de sonido, todo sale de ahí. Utilizo una interface de audio increíble de Prism Sound llamada Orpheus. Tengo un compresor/limitador Atomic Squeeze Box de InnerTUBE, y lo que pases por ahí sale sonando absurdamente bien. Es una herramienta de masterización pero que utilizo también para voces o guitarras acústicas. También uso productos de Neve por su coloración. Algunos de los plug-ins que siempre uso incluyen de Slate Digital, TRackS y AmpliTube de IK Multimedia… ¡hay veces que el plug-in de AmpliTube hace mejor trabajo que yo microfoneando perfectamente un amplificador con diferentes micrófonos de miles de dólares! [risas] Los pedales de TC Electronic son una obsesión. Y el Wah de Dunlop.