DPA – dvote core 160×600
RME Babyface Pro 728×90
Home » La Revista » Entrevistas » Vinnie Colaiuta, Furor sin igual
 
Vinnie Colaiuta, Furor sin igual

VINNIE COLAIUTA: Furor sin igual

 

Por Rodrigo O. Sánchez | rodrigo@musicopro.com
Hace una década compré el primer número de una revista llamada Músico Pro por el simple hecho de que ésta tenía una entrevista con Vinnie Colaiuta. Dicha entrevista fue realizada durante la grabación de Mercury Falling (1996), uno de los tantos discos que grabó junto a Sting. Para aquél entonces, Colaiuta ya era considerado por muchos como el mejor baterista del mundo, y en la entrevista, él mismo refutó esa idea enfáticamente, haciendo alarde a que todo es relativo. Está de más decir que este músico excepcional desborda intensidad cada vez que detona un ritmo, y en dicha entrevista se percibía esa intensidad a través de sus respuestas. Pero nada me pudo preparar para el encuentro frente a Colauita, una década después. Se dio en Denver, antes de una presentación junto a Jeff Beck. Apenas entró a la cafetería en donde lo esperábamos Fernando Curiel y este servidor, nos dejó fríos al hacer ciertos comentarios que no escribiré aquí. Durante más de 40 minutos, respondió a mis preguntas con una pasión casi amenazante, con su mirada intensamente clavada en la mía en todo momento. Me costó un poco dormir bien esa noche.

¿Por qué no has vuelto a lanzar un CD bajo tu nombre, desde Vinnie Colaiuta en 1994?
Hay varias razones. Una de ellas es que me quedé con un mal sabor de boca. La compañía disquera que lanzó mi disco se vino abajo. Aparte de eso, he estado sumamente ocupado grabando sesiones y en giras. Como si fuera poco, se vino todo el cambio en la industria musical, el cual envolvía piratería, la Internet, etc.; y creo que me volví algo pesimista. No tenía ímpetu de idealizar, grabar y lanzar otro CD propio al mercado, para ver cómo mi trabajo era desprestigiado y robado, a través de personas que piratean música y sacan todo de la Internet sin pagar ni un centavo.

 
La piratería y los downloads ilegales están en su apogeo.
Es que simplemente no entiendo cuál es la lógica tras las personas que piensan que pueden tomar el trabajo de un artista sin pagar ni un solo centavo, porque simplemente sienten que así se deben hacer las cosas hoy en día. ¿Piensas que las compañías gastan miles de dólares para regalar un producto? El problema es el siguiente: hay gente que trabaja fuertemente para hacer y grabar un disco, y necesitan ser remunerados. Es sencillo; vivimos en una sociedad en donde tenemos un medio llamado “dinero” que se utiliza para sobrevivir. Ni siquiera se trata de capitalismo, es economía simple.

En muchos casos, cuando un artista o banda entra a grabar en un estudio (ya sea casero o no), ese artista ha pasado mucho tiempo desarrollándose para poder grabar un producto de calidad. Si hay gente que piensa que la música hoy en día se hace gratis, y sin esfuerzo, entonces, ¿cómo piensas remunerar el trabajo de alguien que se pasa horas practicando en su instrumento o en sus canciones?, ¿de qué va a vivir esa persona, siendo que tú te robas su trabajo y no le dejas ni un centavo? Imagínate entrando en una librería. Te metes cuatro libros bajo el brazo, y cuando vas saliendo, el detector de metal hace sonar la alarma. El dueño de la librería te dice: “¿qué haces?”; y tú le contestas: “¿cómo que qué hago? Agarré los libros que quería y ahora me voy a casa…” ¡Claro que no lo harías! Y si lo hicieras pasarías la noche en la cárcel por hurto. Ahhh, pero como no tienes un policía al lado para que te lleve preso cuando bajas música ilegalmente, pues entonces sí lo haces. ¿Piensas que bajar música ilegalmente es simplemente como atrapar un gas en el aire, algo intangible y algo que no importa? ¿Qué tipo de lógica es ésa?

 
¿Atribuirías esa lógica a nuestra naturaleza humana?
Sí. Totalmente. Hay gente que argumenta que está bien ya que las compañías disqueras cobran demasiado dinero por los CDs. Entiendo ese punto, ¿pero entonces qué? Ya que las compañías disqueras cobran mucho, ¿entonces ahora vamos a obtener todo gratis? ¿No le vamos a dar ni un centavo ni al compositor, productor, músicos, etc.? El precio de la gasolina hoy en día es absurdo. Es muy alto. Entonces… ¿porqué no vas a robar gasolina también? Porque sabes que no puedes, y si lo haces, vas preso. ¿Dónde está el respeto por mi trabajo, por el trabajo de un compositor? Este fenómeno nos lastima a todos. Y no se trata de ser mercenarios, se trata de que nosotros los artistas tenemos que ganarnos la vida.

 
También mencionaste el otro lado de este argumento.
Mira, es sencillo. El que baja música ilegalmente está robando. PUNTO. No hay más nada que decir, es un robo. La gente que hace esto tiene que aprender a respetar. Por favor respétenos, así de sencillo.

 
En parte, roban porque hay compañías dedicadas a fabricar software que permite este tipo de acciones.
Claro. Porque dichas compañías están teniendo una ganancia de este fenómeno, ya sea a través de la venta de dicho software o a través de la pu-blicidad que venden.

 
Sin embargo, estas compañías se enfrentan a un juicio en una corte, y no salen culpables porque argumentan que ellos no robaron, fueron los usuarios de su software quienes lo hicieron.
¿Y qué crees que hace dicho software? [visiblemente enojado]. ¡El software no cocina tostadas! Si pongo una pistola cargada sobre la mesa… ¡nadie la va a usar para bañarse! ¡No te engañes!

 
¿Sientes que hay alguna luz en el fondo del túnel?
La esperanza siempre está ahí. Cuándo se va a solucionar este problema, no lo sé, no soy un profeta. La gente tiene que aprender a respetar. Respeta nuestro trabajo, por favor respeta. Para mí es tan sencillo. O sea, la gente compra ringtones estúpidos por US$ 2.99, porque no los pueden piratear. El ringtone suena por unos cuantos segundos, con pésima calidad, repetidamente. Pero no quieren pagar 99 centavos por una canción que tal vez cuente una historia bonita o interesante. ¿Qué les pasa? Por favor respeten. Eso es todo.

 
Hablaste del esfuerzo que se invierte en una carrera y tú obviamente pasaste por esa etapa. ¿Sientes que ciertas cosas aún te cuestan trabajo en tu instrumento?
Sí y no. Lo que trato de evitar es sentarme a preocuparme sobre las cosas que me cuestan trabajo. En realidad, últimamente no he sentido que muchas cosas me cuesten trabajo. Y si hay algo que quiero mejorar, simplemente busco el tiempo y lo hago. En vez de querer tocar cuatro claves al mismo tiempo porque es lo que todo el mundo hace hoy en día, simplemente trato de ver las cosas de una perspectiva musical, y no tanto como un baterista queriendo mejorar técnicamente. El otro punto a tratar es que la expresión “te cuesta trabajo” no es la más acertada, ya que uno debe amar lo que hace y tener unas ganas inmensas de tocar batería.

 
¿Piensas que depende de un don?
El don está en saber que tienes un talento, en reconocerlo. Pero eso es sólo el principio. Ese talento, ese don, tiene que ser desarrollado.

 
¿Sentiste algún tipo de presión en tus años formativos?
Sí y no. Pero para mí no era algo despreciable, no era algo difícil en el sentido estricto de la palabra. No era algo que me causaba dolor, todo lo contrario. Era y sigue siendo algo que amo, que me apasiona, y que me prende por dentro. Algo que quiero hacer con mucha intensidad. No es como cargar una bolsa llena de piedras hasta el tope de una montaña. Eso cuesta trabajo y es difícil. Tocar un instrumento y superarte en el mismo requiere esfuerzo, pero no tiene por qué ser un esfuerzo estresante. Practicar, desarrollarme y aprender; fue un esfuerzo que me producía inmensa alegría. O sea, si amas algo, estás totalmente perdido en ese algo. No ves la hora de levantarte a hacer lo que amas, y mientras lo haces, ni siquiera piensas en parar… simplemente te pierdes haciendo lo que amas. Es sencillo. No lo pienses tanto, no te preocupes, no temas. Sólo hazlo. Es como el lema de Nike: Just Do It.

 
¿Piensas que esta preocupación se basa en el miedo al fracaso?
Sí. El miedo al fracaso y el miedo a no ser aceptados inmediatamente. He visto a músicos increíbles, algunos de los cuales son considerados de los mejores de la historia, tocar y hacer errores. Se les cae la baqueta, fallan un golpe… ¿a quién le importa eso? A mí no. Estos músicos no tenían miedo de arriesgarse ¡durante una presentación! Métete en el momento y ya. Si te equivocas, si te caes, pues te levantas y sigues caminando. El mundo no se va a acabar, y todavía vas a poder respirar, caminar, comer y cagar. Levántate y sigue. Siempre hacia adelante.

 
Tu espectro musical es amplio. Desde el trío de Chick Corea hasta el último CD de Megadeth. En este último, ¿tuviste alguna preparación especial?
No. Recibí una llamada y sólo sabía que iba a grabar en un proyecto de Metal. Cuando llegué, vi que era Dave Mustaine y empezamos a trabajar. Escuché lo que Dave tocaba e hice mis propias partituras. Él me decía lo que quería y yo lo tocaba. Usé mi juego Gretsch con doble pedal para el bombo. Habían muchos cambios de tiempo sin click (metrónomo); pues básicamente me tiré al agua y empecé a nadar.

 
¿Piensas que para alcanzar una musicalidad increíble y trascender se necesita tener una conexión espiritual con Dios?
Pienso que sí. Sé que hay mucha gente que no está de acuerdo con esto. Pienso que todos tenemos eso, independientemente de si nos damos cuenta o no. En algún momento, toda persona se da cuenta de que existe un elemento trascendental e indefinible, pero presente. Poco tiene que ver si lo crees o no, ese ente está siempre presente. Yo me puedo sentar aquí, y empezar a tirar mi baqueta contra el suelo repetidamente, en frente de ti, y cuando te pregunte qué piensas sobre lo que estoy haciendo, me puedes decir: “¿De qué baqueta me estás hablando? No veo nada, ¿estás loco?” Puedes estar tan diluido mentalmente o tan enfermo mentalmente, hasta el punto de discutir conmigo que no hay ninguna baqueta en frente tuyo y que yo estoy loco. Hay gente que ha sido hipnotizada para pensar que no hay nadie en la habitación con ellos cuando en realidad sí hay otras personas allí. La mente es algo muy bizarro, y funciona de maneras que aún no entendemos por completo. Hacemos muchas cosas en un nivel subconsciente y ni siquiera nos damos cuenta.

 
Muchas gracias por tu tiempo.
No, no, gracias a ti. Y quiero que entiendas que cuando hablo de cosas que me apasionan, no trato de darles un tono negativo. Son simplemente cosas que me prenden por dentro. Y cuando digo cosas como “siempre hacia delante a pesar de los errores”, sé que habrá gente que pensará: “eso es fácil de decir porque tú eres Colaiuta”. Pero todo esto que digo, lo comparto desde una perspectiva un poco diferente, ya que tengo cierta experiencia en este campo, y percibo las cosas desde la perspectiva de alguien que ya ha pasado por ese camino. Me veo cuando empecé y sé lo que es estar allí. Esto de mejorar y superarse es un proceso, es un camino y no un destino. Dios los bendiga a todos.

 
Nov 21, 2018 @ 11:15 pm

Entrevistas