Home » Entrevistas » Negroni’s Trio, Una nueva y aventurada era musical
 

Negroni’s Trio, Una nueva y aventurada era musical

NEGRONI’S TRIO:
Una nueva y aventurada era musical

 

Por Fernando Curiel

Padre pianista e hijo baterista en una aventura musical junto a un gran bajista es todo lo que ha necesitado Negroni’s Trio (Sony Music Latin) para llegar al noveno álbum con múltiples nominaciones al Latin GRAMMY®. Para marcar el inicio de una etapa en la que combinan un estilo híbrido lanzan New Era, un álbum de versiones lleno de influencias que apunta hacia la evolución del jazz, respetando el legado del pasado y viendo hacia el futuro.

Producido por el fundador y pianista José Negroni –con quien tuvimos el gusto de conversar–, New Era goza del impresionante talento de Nomar Negroni en la batería y del estupendo bajo de Josh Allen, así como varios invitados especiales que le añaden un toque muy particular a las interpretaciones de diez piezas de cierta trascendencia histórica.

“Desde joven escuchaba mucha música fusionada, jazz y cosas así”, comentó el padre de familia y líder del trio entrevistado aquí, y ‘música fusionada, jazz y cosas así’ es exactamente lo que encontramos en esta nueva etapa en la que entrelazan sonidos acústicos y sintetizados con influencias sudamericanas, y más allá.

Sin más preámbulo comparto lo que José Negroni amablemente compartió con Músico Pro.

 

¿Cómo escogieron el título New Era para el título del disco?

Eso fue idea de mi hijo Nomar. Representa algo fresco, ofrecemos otra cara pero sin perder la esencia de lo que es el grupo acústico. El nombre lo teníamos antes de hacer el disco. Yo ya tenía unos doce temas originales compuestos para el disco, un demo ya grabado y el título definido, hasta que después vino la decisión de hacer temas conocidos. Eso fue un poquito chocante pero después me pareció muy bueno que se haya tomado esa decisión. Así que esos doce temas originales están durmiendo por ahora y la idea original del título quedó.

 

¿Cómo obtienes los sonidos de los sintetizadores que usas?

Tanto en el disco como en vivo uso el Yamaha Motiv, y hay otros sonidos que hicimos nosotros, es decir, que los combinamos unos con otros y personalizamos.

 

¿Usas algún otro controlador externo?

Antes usaba un controlador Yamaha de 88 teclas que tenía un peso en las teclas muy similar al de un piano, y por eso lo usé durante muchos años. Pero hoy día como me dedico a tocar más piano acústico, a veces uso un controlador pequeño –también un Yamaha, no recuerdo el modelo– con el que reproduzco algunos sonidos.

 

Hay quienes pasan la señal de los sintetizadores por procesadores y efectos externos, ¿has experimentado con equipos adicionales a tus teclados con el fin de cambiar el sonido?

No uso pedales ni nada adicional. Es que hoy en día salen tan buenos los sonidos que al menos que seas sumamente exigente y conocedor de la electrónica, basta y sobra con muchos de los sintetizadores disponibles hoy día. Esto es especialmente cierto si tienes tiempo disponible para profundizar en lo que tu teclado ofrece. Lo ideal es que conozcas a fondo todos tus equipos para así aprovecharlos al máximo. Y en el estudio nosotros nos tomamos el tiempo para buscar los sonidos que queríamos con tranquilidad y paciencia. En vivo todo es tan rápido e inmediato que uno tiene que tener todos los sonidos preparados.

 

¿Hay algún teclado que consideres se aproxima bastante al sonido y sensación de tocar un piano de cola?

El teclado que más se ha acercado a la experiencia de tocar un piano de cola es un Kurzweil, creo que era el modelo Stage Piano SP88. Lo usé por mucho tiempo, y tuve varios porque a veces tenían un problema con la batería. Pero cuando uno lo ponía con un buen sistema de audio estéreo, ¡sonaba casi como un piano de cola!

Hoy en día, que me ha tocado grabar y tocar en vivo, me han puesto para usar algunos programas y librerías virtuales de piano, distintos paquetes como Steinway, Bösendorfer, etc., y la verdad es que ha avanzado bastante en los últimos años. El problema no son los teclados, ni los sonidos de los programas, sino el sistema de reproducción del recinto para que le llegue al oyente con un buen nivel de fidelidad. Me parece que hoy día ese es el punto en el que me he tenido que enfocar más para poder ofrecer un sonido impecable. He usado esos programas de piano en el estudio, y si tienes un buen teclado controlador, y cierras los ojos, ¡engañan! [risas]

 

¿Cómo escogiste las canciones que interpretaron en el álbum New Era?

Al ser un disco completamente de versiones, me tomé el tiempo de buscar canciones que a mí me gustaban de verdad y que han tenido que ver algo conmigo. Un buen ejemplo de eso es la primera canción del disco; conocí el trabajo de George Duke la primera ve que escuché “Brazilian Love Affair”, y me impactó la genialidad en la sencillez que tiene. Cuando digo “sencillez” es entre comillas porque es una sencillez melódica pero no deja de ser ge

nial. Y no hay nada sencillo en crear algo que sea ampliamente considerado genial. Después de que oí esa canción, empecé a investigar todo el trabajo de George Duke como pianista y compositor.

 

¿Crees en el amor a primera escuchada?

¡Definitivamente! Y ese fue el caso la primera vez que escuché la segunda canción del álbum, “Sweet Georgia Fame”. Este es un tema que conocí por Tete Montoliu, un pianista catalán que ya falleció. Creo que él ha sido uno de los músicos de España más conocidos del jazz de esa época. Y aunque el tema no fue de él, su versión fue la primera que escuché, ¡y eso ya hace unos cuarenta o cincuenta años! [risas] Él la tocaba en su forma original, swing. Y recuerdo haber pensado que me gustaría grabarla algún día, pero en esa época yo no pensaba ni en grabar un disco para mí.

 

¿Qué representa la música de Stevie Wonder en tu trayectoria, y cómo escogiste “Isn’t She Lovely” para este álbum? 

Soy un fanático admirador del compositor. A mí me fascinan todas las melodías de Stevie Wonder. Este tema es un verdadero ejemplo de lo que es el pop. Y me encantaría algún día hacer temas solamente de Stevie Wonder.

 

¿Qué te atrajo de la canción “El Incomprendido (I’m Misunderstood)” tanto como para incluirlo en este proyecto?

Vengo escuchando ese tema toda mi vida, y tuve el honor de trabajar con el compositor Bobby Capó. Además, curiosamente he trabajado con su hijo y ahora con Pedro Capó, que es la tercera generación. Originalmente era un bosa nova, y hablando con Pedro Capó, quien iba a ser un artista invitado en New Era, le dije que me gustaría usar del repertorio de su abuelo, y le gustó la idea. Parece que me leyó la mente porque él sugirió usar “El Incomprendido”, y es el tema que yo