DPA – dvote core 160×600
RME Babyface Pro 728×90
Home » Entrevistas » Joe Chiccarelli, El Ingeniero Sin Barreras
 

Joe Chiccarelli, El Ingeniero Sin Barreras

JOE CHICCARELLI: El Ingeniero Sin Barreras

 
Por Fernando Curiel
A continuación encontrarán el material adicional de la entrevista publicada en la edición de octubre 2009. ¡Disfruten!

 
¿Hubo algún ingeniero o álbum que te inspiraron a convertirte en un ingeniero/productor?
Muchos de los discos de Inglaterra, como Pink Floyd, Elton John, Queen, Led Zeppelin, etc. Y luego, en cuanto a ingenieros, gente como Bob Clearmountain fueron influencias.

 
Dado que tu catálogo es tan extenso como variado, ¿cuáles son algunos de los retos de trabajar con distintos géneros musicales?
Es importante poder apreciar distintos géneros musicales y a mí me gustan todo tipo de música. Me considero muy afortunado de poder haber trabajado con tantos artistas. Todos son músicos que amo y respeto, y es un placer ser parte de su creaciones.

 
También mencionaste que hay cierto grado de psicología en tu trabajo, ¿fue esto algo que te vino naturalmente o algo que desarrollaste?
Durante del bachillerato y la universidad, siempre fui el “presidente de la clase” y ese tipo de cosa, así que siempre he estado bien en el trato con gente. Pero es algo en lo que tienes que trabajar todos los días. En cada una de las situaciones en la que te encuentres es distinta. La política de la industria discográfica ahora es muy profunda y muy complicada porque es una industria que está corriendo asustada, y la gente está nerviosa acerca de presupuestos y productos, y es muy importante ser sensible a otras personas y a sus necesidades.

 
¿Cómo afecta al costo de un proyecto trabajar con cinta hoy en día?
Sin duda es más costoso pero si es un sonido que deseas, sumarle unos dos mil de dólares al presupuesto vale la pena.

 
Háblame un poco acerca de los micrófonos de Mojave.
El MA-200 es un muy buen micrófono para cantantes, de hecho usamos algunos de los micros de Mojave, incluyendo el MA-100 en la voz de James Mercer de la banda The Shins.

 
¿Tienes algunas preferencias o predicciones con respecto a qué formato va a reemplazar el CD en el futuro?
Creo que ya estamos encaminados a través de las descargas o downloads de música en Internet. Creo que quizás aparezca otro formato similar al CD que sea capaz de reproducir a mayor resolución e incorporar video, pero que no sea costoso a la vez. Algo similar al Blu-Ray o algo así. Pero va a tener que ser muy muy asequible porque no creo que la gente le da el mismo peso que solían darle al producto físico.

 
¿Piensas que DVD-A y SACD son formatos en peligro de extinción?
Sí. Desafortunadamente porque el formato es bueno y el sonido es fantástico, pero creo que la gente no quiere gastar dinero adicional para tener esos discos y las disqueras no están exigiéndoselo a los fabricantes.

 
En una entrevista previa mencionaste que los ejecutivos, mánagers y A&R de las disqueras no saben qué es lo que hacen los productores. ¿Podrías explicar qué es lo que hace un productor?
El trabajo de un productor cambia todos los días, y cambia según el proyecto en el que esté trabajando. A veces se hace mucha pre-producción, como fue en el caso de Minus The Bear, y otras veces –como fue el caso con My Morning Jacket– no se hace pre-producción; sólo fuimos al estudio a trabajar al estudio y si una canción necesitaba un cambio de arreglo, lo identificábamos y lo hacíamos en el estudio. En el caso de The Shins, fue mucho trabajo en el estudio y un poco fuera del estudio… El papel que juegas cambia en cada proyecto. Algunas bandas tienen sus arreglos tan bien establecidos que no necesitas dedicarle mucho tiempo a eso. Otras veces hay que invertir mucho tiempo en la preparación. Cuando produje el álbum de Manchester Orchestra, pasamos unos dos días dedicados a mejorar los arreglos de las canciones, y la mayoría del trabajo tenía que ser enfocado en la estructura de las canciones y en la sección rítmica (grooves de batería y bajo). También es importante enfocarse en si dos partes de guitarras funcionan una con la otra.

Cuando produje el álbum de Julieta Venegas, el reto fue encontrar a los músicos adecuados para ella. Tuvimos que buscar y escoger bien a cada instrumentista. Necesitábamos a gente que realmente entendía su música y tenía una sensibilidad a ella. En su música, el estado de ánimo de cada canción es sumamente importante, así que ubicar los colores sonoros y la instrumentación adecuada es en lo que enfoqué la mayoría de mis energías.

 
¿Sientes que aún tienes la capacidad de escuchar un CD sin ser crítico de cómo suena?
Sí, siempre. Es curioso, pero eso es lo último en lo que me enfoco. Pienso que cuando algo suena extraordinariamente bien o mal, lo noto. Pero por lo general me motiva el artista y la canción.

 
¿Usas CD’s de referencia?
Sí, tengo varios discos que he producido o mezclado que conozco muy bien cada detalle de cómo suena, que siempre llevo al estudio; de esa manera si estoy en un ambiente nuevo, los pongo y me ayudan a adaptarme y ajustar los graves. Usualmente el problema o la variable más común entre un estudio y otro está en los bajos. Siempre hay acentuaciones o caídas en ciertas frecuencias graves, y tener algo con lo que estoy bien familiarizado es importante. Sé exactamente cómo suena el espectro de frecuencias graves en el CD de The White Stripes, por ejemplo. Es algo que lo que me enfoqué mucho y esculpí hasta quedar satisfecho, y por eso sé cómo debería sonar en mis bocinas. Yo uso Tannoys, y aún si las traigo a otro estudio, sé cómo deben sonar en ese cuarto.

 
Cuando empiezas un álbum, ¿piensas en términos de un proyecto entero o canción por canción?
Es como la producción de una película [las canciones son las escenas y el álbum es la película entera].

 
Más allá de lo técnico, ¿qué retos debe asumir un ingeniero?
Comparo mi trabajo con lo que hace un Director de Iluminación de un filme, quien crea un ambiente que apoya ciertas situaciones y estados de ánimos. Un Ingeniero es responsable por el ‘color’ del álbum.

 
¿Prefieres vinilos a CD’s?
El vinilo es excelente, pero el problema con el vinilo hoy en día es que no hay mucha gente masterizando directamente de las fuentes originales. Muchos de los vinilos que venden hoy en día están masterizados del CD. Es un chiste. Si compras un vinilo sabiendo que fue masterizado de un archivo digital de alta resolución o de la cinta análoga original, si es que existe tal cosa para ese álbum, vale la pena. Transferir música de un CD a vinilo no tiene sentido, se pierde calidad.

 
Es como convertir un MP3 a Wav o Aiff…
¡Exactamente! [Risas]

 
En una entrevista previa mencionaste que los ejecutivos, mánagers y A&R de las disqueras no saben qué es lo que hacen los productores. ¿Podrías explicar qué es lo que hace un productor?
El trabajo de un productor cambia todos los días, y cambia según el proyecto en el que esté trabajando. A veces se hace mucha pre-producción, como fue en el caso de Minus The Bear, y otras veces –como fue el caso con My Morning Jacket– no se hace pre-producción; sólo fuimos al estudio y si una canción necesitaba un cambio de arreglo, nos ocupábamos de eso ahí mismo. En el caso de The Shins, fue mucho trabajo en el estudio y un poco fuera del estudio…

El papel que juegas cambia en cada proyecto. Algunas bandas tienen sus arreglos tan bien establecidos que no necesitas dedicarle mucho tiempo a eso. Otras veces hay que invertir mucho tiempo en la preparación. Cuando produje el álbum de la Manchester Orchestra, pasamos unos dos días dedicados a mejorar los arreglos de las canciones, y la mayoría del trabajo tenía que ser enfocado en la estructura de las canciones y en la sección rítmica (grooves de batería y bajo). También es importante enfocarse en cosas como, si dos partes de guitarras funcionan una con la otra.

Cuando produje el álbum de Julieta Venegas, el reto fue encontrar a los músicos adecuados para ella. Tuvimos que buscar y escoger bien a cada instrumentista. Necesitábamos a gente que realmente entendía su música y tenía una sensibilidad a ella. En su música, el estado de ánimo de cada canción es sumamente importante, así que ubicar los colores sonoros y la instrumentación adecuada es en lo que enfoqué la mayoría de mis energías.

 
Si los ejecutivos de las disqueras son los que contratan a los productores, y a la vez ellos no están seguros acerca de lo que un productor hace, ¿cómo es posible destacarse como productor y lograr que te contraten?
Las disqueras trabajan en base a los éxitos, si un productor trabajó en un álbum que fue un éxito, entonces él logra estar en su radar.

 
¿Hay equipos que usas comúnmente o que son constantes entre tus proyectos?
Me gusta cambiar cómo trabajo. Por ejemplo, un día puede que use tres micrófonos en la batería y otro día uso 15, pero depende mucho del proyecto. Como otros ingenieros, tiendo a usar algunos de los equipos básicos como los Neve, 1176 de UREI, y todo ese tipo de cosa. Recientemente he estado usando muchos de los micrófonos nuevos. Es que hay tanta gente fabricando buenos micros hoy en día… desde Soundelux, Royer, Mojave, Audio-Technica, Peluso, etc. Hay muchos colores nuevos que suenan distintos a los Neumann y AKG’s.

Cada artista es distinto y para adaptarse a la diferencia hay que tratar a cada caso como único. A veces uso un Telefunken 251 para una cantante y, por ejemplo, acabo de grabar a un artista de Inglaterra llamado Hamfatter, y lo interesante fue que sonaba perfecto con un micrófono Mojave 200, y ¡probamos todas las opciones! Un 47, un Telefunken, etc. Comparamos con muchos micros costosos, y este micro de US$ 600 ó US$ 1,000 de Mojave sonó excelente.

Acabo de hacer un álbum con un artista nuevo llamado Cory Chill, quien está firmado con RCA Records y suena un poco como Bob Dylan, y acordamos que el mejor micrófono para su voz es un Sony C37A.

También trabajé con Dave Pulsar y el mejor micro para él fue el Audio-Technica 4050. Con algunos artistas puede que sea un SM7 de Shure. Por eso hay que usar los oídos y cada caso es distinto.

 
¿Qué opinión tienes acerca de los micrófonos modernos que se enfocan en emular la misma calidad de los micrófonos clásicos o vintage?
Me gustan los Pelusos, que tratan de emular micrófonos específicos como los 47’s tradicionales, pero suenan más brillante y son diferentes. Me parece que los Wunder Audio y Soundelux suenan un poco más parecidos a los clásicos micros que emulan. Como Mojave, los micros de Peluso tienen su propio sonido, suenan más abiertos y modernos.

 
Nov 21, 2018 @ 10:33 pm

Entrevistas