Home » Entrevistas » Marcus Miller, El groove manda más
 
Marcus Miller, El groove manda más

MARCUS MILLER: El groove manda más

 
Por Rodrigo O. Sánchez | rodrigo@musicopro.com
Marcus Miller es sin duda alguna uno de los bajistas más influyentes de las últimas dos décadas. Su sonido, tiempo, sensibilidad y groove espectacular han hecho de Miller una estrella entre músicos de todo el planeta. Su sonido es inconfundible: con sólo dos notas ya sabes de quién se trata. Después de varios años tocando y produciendo junto a Miles Davis, Miller ha gozado de una carrera solista inigualable como bajista, productor, y compositor, no sólo de álbumes, sino de películas.

Como si fuera poco, Fender lo honró a través de su Marcus Miller Signature Jazz Bass. Con su groove fuera de serie y su inconfundible sonido, Marcus es uno de los bajistas más imitados de la actualidad. Tuve el honor de entrevistar a este músico legendario antes de una presentación con su banda en Denver, y con una sonrisa, compartió su inteligencia y elocuencia con nosotros. Disfruten.

 
Eres conocido más que todo como un bajista prominente, pero tienes créditos de peso como productor. ¿Cómo te iniciaste en la producción?
Todo se dio cuando empecé a componer canciones para los artistas que me llamaban para tocar el bajo en sus proyectos. Entonces también empecé a arreglar las canciones que yo componía. Lo que pasó fue que cuando ellos grababan dichas canciones, no quedaban satisfechos con el resultado, y me pedían que estuviera presente durante todo el proceso para guiarlos, ya que se trataba de mis canciones. Fue así como empecé a producir.

¿La producción te atrae más que tocar el bajo?
Ambas cosas me gustan mucho. Si tuviera que elegir una, sería tocar el bajo. Pero todo lo que tenga que ver con música me estimula. Para producir tienes que saber cómo lidear con las personas, saber cómo inspirarlos, cómo guiarlos, cómo hacer que se sientan relajados, etc.

 
¿No sientes mucha presión al tener que producir y tocar al mismo tiempo?
No. Producir es muy similar a ser el líder en el ensayo de una banda. Te aseguras de que todo suene bien, de que todos estén haciendo su parte correctamente. Siempre es bueno tener un buen ingeniero que te pueda decir de una vez si lo que acabas de grabar vale la pena o si es mejor grabar otra toma de una vez.

 
¿Cómo ha cambiado tu forma de trabajar debido a la nueva tecnología?
Ha cambiado todo. Ha cambiado la forma en que grabamos, la forma en que nos comunicamos, etc. Mi nuevo álbum está por salir y hay un guitarrista italiano que grabó, el cual ni siquiera he conocido aún. Nos conocimos en MySpace, él me mandó su música y me gustó mucho y así empezó todo. Le mandé unas pistas y él grabó sobre éstas. Suena fantástico y lo voy a utilizar en mi nuevo álbum. No hay nada mejor que tener al músico al lado tuyo y grabar juntos, pero esto no es un requerimiento. Es muy conveniente poder hacer este tipo de cosas y tener esta flexibilidad en tu proyecto.

Recuerdo que hace como 15 años yo terminaba de escribir la música para una escena de alguna película, y luego el director de la misma me llamaba y me decía: “Marcus, necesito que la música sea más larga ya que voy a añadirle 20 segundos más a la escena”. Entonces yo tenía que volver a llamar a los músicos para grabar todo nuevamente. Hoy en día, antes de que el director termine la oración diciéndome cuánto tiempo adicional necesita, ya edité todo y estoy enviándoles los archivos.
En la actualidad puedes enviar archivos por Internet y preguntarle a tus músicos o productor qué opinan de alguna pista o sonido. Antes eso tomaba días.

 
¿Qué me dices del otro lado de la moneda: piratería, downloads ilegales, etc.?
Pues ha afectado mucho más a artistas que lanzan sencillos (singles) ya que dependen mucho de dichas canciones y dicho formato. Para gente como yo, que nos basamos más en un álbum completo, el efecto no es tan drástico. El problema se vuelve más general, ya que hay menos lugares vendiendo mis álbumes, etc.

 
Háblame de tu estudio casero.
Tengo una Macintosh G4 desktop, dos G5, y mi programa principal es Logic. Cuando mezclamos utilizamos Pro Tools, pero para composición y como hago muchas cosas para películas, me gusta mucho Logic. En cuanto a la interface, para Pro Tools el sistema HD, para Logic tengo un Ensemble hecho por Apogee, tengo un Mini-Me de Apogee para cuando necesito ir a otro lugar a trabajar, y una Mbox, entre otras cosas. Tengo un sinnúmero de plug-ins, y eso me gusta porque me dan diversas ideas y me inspiran de diferentes formas.
Para mi bajo uso una caja directa o DI Radial.

 
¿Cómo es tu proceso de composición en el estudio?
De cualquier forma posible. A veces tengo cada nota planeada a excepción de los solos, y otras veces llego con una idea muy básica para ser desarrollada. Cualquier cosa que ayude al proceso creativo es válida.

 
Eres conocido por tu groove inconfundible. ¿Cómo desarrollaste tu sentido del tiempo?
Vengo de un pasado de R&B, donde los dos elementos más importantes son tu tiempo y tu sonido. Como un bajista, nada puede ser más importante, en especial en ese estilo. Si no tenías esos dos elementos, no tenías nada. En otros tipos de música te puedes destacar por tus solos, pero en el R&B lo principal son esas dos cosas. Luego en los años 80’s, muchos productores trabajaban con cajas de ritmos (drum machines) y uno tenía que saber cómo tocar con estos aparatos, estando en tiempo y sonando como un bajista de carne y hueso. Ciertas sesiones de grabación eran muy mecánicas y tenía que ser exacto con el ataque de mi bajo ya que todo era muy meticuloso, en especial en cuanto al tiempo. En aquella época tuve que aprender a tocar con una precisión prácticamente impecable y eso también me ayudó. También he trabajado mucho con máquinas de ritmo por mi propia cuenta, tocando dos horas tratando de manipular el tiempo y hacer diferentes cosas.

Toqué con muchos bateristas como Steve Gadd y Buddy Williams entre muchos otros, y eso también me ayudó mucho, en especial porque todos eran muy diferentes y tuve que aprender cómo encajar con ellos. No todo mundo puede tocar con bateristas tan diferentes. Eso también me ayudó mucho como productor, analizar la situación y tratar de que las cosas embonaran lo mejor posible. Como productor, uno de los talentos más importantes que puedes tener es saber por qué algo no está funcionando y averiguar cómo resolver problemas.

 
¿Cómo hiciste para dejar de sonar como Jaco Pastorious y encontrar tu propio sonido en la adolescencia?
Dejé de escucharlo por un tiempo. Estando en Nueva York me di cuenta que sonar como Jaco no funcionaría en varias situaciones. Por ejemplo, ese tipo de sonido no funcionaría para tocar con una banda de R&B.
Cierta vez, cuando aún sonaba como Jaco, estaba tocando en una banda de Salsa y el líder me dijo: “O haces que esa mierda que tocas suene como un bajo o te corto en dos”. Hay muchas situaciones musicales en las cuales los estilos de tus héroes no van a funcionar y uno tiene que entender eso.

 
Tu instrumento principal es el bajo eléctrico. ¿