DPA – dvote core 160×600
RME Babyface Pro 728×90
Home » La Revista » Entrevistas » Les Claypool, Excéntrico y libre para innovar
 

Les Claypool, Excéntrico y libre para innovar

LES CLAYPOOL:
Excéntrico y libre para innovar

 

Por Fernando Curiel
A continuación encontrarán material adicional de la entrevista encontrada en la edición especial de bajo, junio 2009.

El gran bajista de Primus ha sido admirado y estudiado, y ahora en el lanzamiento de otro disco solista, donde no sólo tocó y compuso todo, también se encargó de la ingeniería de sonido en su propio estudio casero. En este material suplementario exclusivo a nuestra página Web verán lo que compartió acerca de la grabación, su carrera, la industria, el negocio musical, la práctica… En fin, revela los métodos tras su locura.

¡Disfruten!

 
Háblame de tu estudio casero.
Hay una estructura sobre mi propiedad que ha servido como estudio durante muchos años. Hemos hecho muchos álbumes de Primus y demás. He coleccionado muchos equipos vintage a través de los años.

Conozco más acerca de equipos de estudio que de instrumentos. No estoy al día con los pedales o multiefectos más recientes. Lo que tengo funciona. Actualizo mis equipos más o menos una vez cada diez años [risas]. Ok, digamos una vez cada ocho años, así no parezco tan retrasado.

Háblame un poco de los equipos principales en tu estudio.
Mi consola API 24/88 es de 24 canales. Tengo Pro Tools, una máquina de cinta de dos pulgadas de 16 canales, mando una submezcla a mi máquina de cinta de media pulgada de dos canales ATR.

 

¿Usas muchos plug-ins?
Uso equipos hardware o físicos lo más posible. Pero no uso muchos procesadores. Tengo un equipo de TC Electronic viejo, creo que se llama Fireworks, uso los compresores en la API mucho porque suenan excelente. Pero para mí se trata de colocar unos micrófonos y tratar de captar los sonidos más limpios posibles.

 

¿Hay ocasiones en las que te gusta usar un amplificador de bajo y microfonearlo?
Siempre me conecto directo.

 

¿Cuáles fueron algunas de las situaciones más creativas que tuviste que enfrentar durante la creación de este álbum?
Este proyecto entero fue un reto creativo ya que las canciones son tan abstractas. Cuando grabo tiendo a colocar dos micrófonos y ya. La mayoría de lo que grabo es en estéreo, pero también grabo en mono. Por ejemplo, cuando grabo marimba uso un par de micrófonos estéreo y ya. De hecho, la dejo microfoneada siempre en mi estudio ya que no me gusta cambiarlo si no tengo que hacerlo.

A veces grabo directo a Pro Tools y a veces grabo a cinta, pero siempre envío la mezcla (mixdown) a cinta.

 

Cuando grabas a cinta, ¿juegas con las velocidades de las revoluciones?
En mi disco pasado experimenté con diferentes velocidades de cinta, pero en este disco no. Grabar en cinta con distintas velocidades simplemente ofrece distintos colores sonoros. Es similar a la diferencia entre filme y video. Hasta cierto punto, video ha sido más eficiente que filme, como digital es más eficiente que análogo (en varios aspectos). El filme ofrece un color o un aspecto muy particular como la cinta brinda un color distintivo. Son las fallas inherentes a los propios medios lo que le da ese sonido, como el vinilo que tiene un sonido muy particular, y aunque no tiene el ancho de banda de un CD, tiene un cualidad sonora que gusta. Supongo que todo esto es subjetivo o cuestión de gusto. Me parece que pasar todo a cinta le quita un poco la esterilidad del medio digital y los instrumentos interactúan un poco mejor, sonoramente.

 

Siendo tu música tan ecléctica, ¿con qué género o estilo te identificas más?
A través de toda mi carrera he sido el sujeto que cuando conozco a alguien y me dicen: “Ah eres músico… ¿qué tipo de música tocas?”, siempre les he dicho, “No sé…”. Es que ¡no sé! Mis gustos son variados, ya sea Scott Joplin, The Residents, etc. El otro día le enseñé a mi hijo –que está aprendiendo a tocar bajo– y a mi hija –que está aprendiendo a tocar guitarra–, como tocar “TNT” de AC/DC. Me identifico con la música o con cualquier medio creativo que me haga preguntar, “¿Cómo carrizo se les ocurrió eso?”. Si escucho algo que se parece a algo que ya he escuchado, no me interesa mucho.

 

¿Qué tan involucrado estás en arte visual o la creación de los curiosos muñecos y animaciones que complementan tu música?
Depende, ha habido ocasiones en las que he estado bastante involucrado en el arte. En cuanto a las esculturas de Primus, he creado algunas, pero las he pintado todas. También he animado algunos de los videos. A veces descubro una pintura o escultura que me impacta e inspira cierto aspecto sobre el cual baso un álbum.

Pienso en los álbumes como ciclos, representan un período de tu vida musical. Así que cuando veo el arte de un disco o de una gira, me recuerda a una etapa particular de mi vida.

En Of Fungi And Foe –que por cierto es como una respuesta al disco anterior que se llama Of Wales And Woe–, estoy usando el arte de Travis Loi, un sujeto que hace pinturas extrañas en sepia de criaturas que son parte humana y parte animal, y parecen fotografías viejas. Usé una de sus creaciones en un CD que lancé llamado Fancy.

 
¿Qué tipo de rutina de práctica le recomendarías a los bajistas?
Yo prendo el televisor, me siento y veo televisión… esa es mi rutina de práctica.

 
¿Practicas escalas mientras ves TV?
No, estoy diciendo que no practico [risas].

 
Me imagino que tuviste una etapa en la que practicabas.
Solía practicar mucho cuando estaba en el bachillerato porque el instrumento era una gran manera de enfrentar el mundo. Hay gente que trota o hace ejercicio para aliviar tensión o ansiedad, y yo solía tocar bajo.

 
Estando en la banda de Jazz de la escuela, ¿te llamaban la atención mucho por tocar demasiadas notas o muy rápido?
¡Siempre me han llamado la atención por tocar demasiadas notas [risas]!

En realidad no mucho, siento que soy un sujeto bastante razonable cuando se trata de eso. Toco de cierta manera en Primus porque eso es lo que el estilo de la banda exige. Tengo que llenar mucho con un bajo de cuatro y a veces de seis cuerdas. Nuestro guitarrista crea muchas texturas, no es muy agresivo ni demasiado presente, y Tim es un baterista bastante activo, entonces así es como toco en Primus. Pero cuando toco con Tom Waits es muy distinto. Si fuese a tocar con Pink Floyd por ejemplo, tocaría un Jazz Bass viejo o un Rickenbacker y tocaría muy distinto.

He tocado en muchos proyectos antes de Primus y durante mucho tiempo toqué temas viejos de James Brown, Wilson Ticket, Bucket and the MG’s, Sam and Dave, etc. Así es como ganaba dinero cuando tenía entre 19 y 21 años.

Digo que me llamaban la atención por tocar muchas notas como broma porque en realidad era disciplinado. Y era disciplinado por necesidad, era el más joven de la banda y me hubiesen dado una golpiza si no lo hacía bien [risas].

 
¿Cómo conociste a Buckethead?
Lo he conocido desde finales de los 80’s.

 
¿Desde antes que se cambiara el nombre a Buckethead?
Siempre se ha llamado Buckethead [risas].

 
¿Alguna vez practica sin el disfraz?
Me imagino que sí… quizás cuando está solo. Quién sabe, probablemente ahora mismo esté practicando solo en su casa, desnudo, viendo pornos…[risas].

 
Has tenido una exitosa carrera con múltiples bandas y creando música que no es Pop. ¿Qué le puedes sugerir a quienes quieren este tipo de éxito?
Pienso que primero tienes que definir lo que es el éxito. Significa cosas distintas para distintas personas. Para mí significa hacer el tipo de música que te inspira y llena sin tener a otros dictando lo que deberías estar haciendo, y poder vivir de ello. Pero también poder balancear eso con tener una buena vida de familia. Para mí, ser padre se ha convertido en la cosa más importante en mi vida. Durante un período de tiempo, lo más importante solía ser ese pedazo de madera con cuerdas…

Si tocas algo que es único y diferente a lo que hay en el mercado, y no quieres cambiar o adaptarte, entonces vas a estar en un camino más rudo o difícil. Entonces vas a tener que tocar más y trabajar más. Si quieres hacer algo en el estilo de lo que es comercial y popular, quizás tengas más posibilidad de incorporarte al mercado y ser exitoso.

 
¿Cuáles son algunas de tus canciones favoritas de tu autoría?
No tengo favoritas… Estuve en YouTube anoche y estaba viendo las diversas encarnaciones de mis bandas y fue interesante ver todas las versiones de “These Diners”. “These Diners” es una canción que siempre incluimos en el repertorio porque es una canción muy agradable de tocar.

 
¿Qué me puedes decir acerca del aspecto del negocio musical?
¡El negocio ha cambiado tanto! Ya la gente no vende CDs. Lo importante es tocar y disfrutarlo. Tienes que tocar porque lo disfrutas. Si te das cuenta que estás tocando porque te sientes obligado y porque tienes que ganar dinero haciendo eso, entonces en realidad no eres un músico, eres un hombre de negocios que hace música. Deberías tocar música porque es lo que sientes que tienes que hacer, porque lo quieres hacer, y si logras ganar dinero haciéndolo, ¡mejor! No puedes sólo tocar en tu closet. Tienes que tocar con la mayor cantidad de gente con la que puedas, y enfrente de una audiencia lo más frecuente que puedas.

 
Nov 21, 2018 @ 11:38 pm

Entrevistas