Soundcraft (Harman) 1200×250 Sponsor Banner

Monitoreo y Mezcla: Mediciones

Por Mario Montellano
mmontellano@musicopro.com

Como siempre, es un placer saludarles. El monitoreo es una parte esencial para la efectividad de una mezcla adecuada. Me gusta trabajar con equipos de JBL (www.jblpro.com) porque han probado ser un gran aliado para el ingeniero de audio. En esta ocasión profundizaremos acerca de las mediciones que nos permiten asignar valores a los diferentes parámetros que conforman un sonido, y que una vez conocidos, podrán ser estudiados más a fondo.
figura1En la fig. 1 podemos ver una imagen conocida como: espectro audible. Esto significa que dentro de los límites que marca la gráfica, se ubican los sonidos que el oído humano puede percibir. Como recordaremos en base a lo visto en la edición pasada, se compone de tres ejes o parámetros: intensidad, frecuencia y tiempo. Vamos a explicar cada uno en detalle.

 


Intensidad

El nivel de intensidad del sonido es medido en decibeles (dB), los cuales son unidades de medida basadas en una escala logarítmica. Esto significa que un sonido con una intensidad de 20 dB es diez veces más intenso que uno con intensidad de 10 dB, y así sucesivamente. La razón de esta escala logarítmica es que los humanos percibimos los incrementos de intensidad en una escala logarítmica similar. De esta manera, mientras que un sonido de 20 dB es diez veces más intenso que uno con 10 dB, el oído humano solo lo interpreta como el doble de intensidad. En este punto podemos establecer que el umbral de audición (nivel en el cual los sonidos empiezan a ser perceptibles al oído) se sitúa en 0 dB. En teoría se supone que el ser humano promedio es incapaz de percibir sonido alguno por debajo de ese valor. A nivel de laboratorio es posible medir sonidos de intensidad menor, los cuales se gradúan en valores negativos (-1 dB, -2 dB, etc.) Es necesario entender que por debajo de 0 dB, por tratarse de valores negativos, la relación es inversamente proporcional, es decir: a valor más alto, intensidad más baja y viceversa. Al mismo tiempo el umbral de dolor (nivel por encima del cual la mayoría de la gente empieza a sentir dolor), se ubica en 120 dB. En teoría cualquier intensidad entre estos dos puntos, puede ser escuchada por una persona con una agudeza auditiva normal.

 


figura2Frecuencia

En lo referente a la fr
ecuencia debemos definir que ésta se mide en Hertz (Hz), lo cual equivale al número de veces en que se repite la oscilación de la onda en el lapso de un segundo. De este modo, vemos que en la fig. 1 el eje frecuencia se extiende entre 20 y 20.000 Hz. Est
o significa que en el punto más bajo de la escala, la onda oscilará 20 veces por segundo y 20.000 en el extremo alto de la escala, respectivamente. Dentro de estos rangos se ubican todos los sonidos que el oído humano promedio percibe. Aquí es conveniente aclarar que el oído humano no tiene la misma sensibilidad a todas las frecuencias, es decir que existen frecuencias que aun teniendo la misma intensidad mesurable, no son percibidas en la misma intensidad aparente. Existen variaciones muy amplias de un individuo a otro, sin embargo, en promedio podemos decir que el oído humano es bastante más sensible a las frecuencias de rango medio, que a las situadas en los extremos del espectro. En la fig. 3 podemos ver una tabla con las frecuencias aproximadas de las aplicaciones más comunes.

 

figura3Tiempo

En este punto nos vamos a referir únicamente a la duración de un sonido cualquiera. Esto es relativamente simple, ya que solamente el extremo inferior del espectro audible es mesurable, en el cual se considera que el valor mínimo perceptible es de 20 µs (microsegundos, un microsegundo es la millonésima parte de un segundo), mientras que el extremo superior lo situaremos simplemente como infinito ∞, ya que su duración puede ser indefinida.

De esta manera establecemos los fundamentos de medición y los rangos dentro de los cuales un sonido puede ser percibido por el oído humano. El conocimiento de la forma en que el sonido se comporta a través del aire nos permitirá sacar el máximo provecho de nuestros equipos y aplicaciones de audio. JBL Professional (www.jblpro.com) se las ha ingeniado para brindar una serie de herramientas estupendas para monitoreo con la cual este conocimiento puede ser aplicado para lograr un estupendo sonido en vivo. Hay otros temas que abordar relacionados con aspectos más técnicos, tales como distorsión, optimización del equipo existente, cableados y otros más. Y muchos de los conocimientos más técnicos han dejado de ser necesarios memorizar gracias a muchos avances tecnológicos que han producido equipos más avanzados, intuitivos y fáciles de usar, por eso reitero que JBL Professional (www.jblpro.com) ofrece estupendos productos que nos permiten ofrecer una experiencia óptima a los oyentes.

jbl professional by harman