Ecualización acústica en la guitarra eléctrica

 

Por Alex Caseacase@musicopro.com

A pesar del amplio rango de métodos y equipos de grabación disponibles, sabemos cómo debe sonar una voz. Podemos distinguir cuando un piano está mal grabado. Pero en el caso de la guitarra eléctrica; la distorsión, el ruido, y las anomalías espectrales son bienvenidas. De hecho, en muchos casos que involucran la guitarra eléctrica, buscamos un sonido extraño y sucio… a propósito.

Un gran sonido de guitarra eléctrica siempre empieza con el guitarrista, el instrumento y el amplificador. Si el tono que escuchas en el cuarto es el sonido que quieres en la canción, entonces intenta de capturarlo fielmente al grabarlo. Por otro lado, si estás tentado a manipular dicho sonido, entonces agarra un segundo micrófono y dedícale tiempo a aplicar ecualización acústica.

Tono de dos micrófonos

Considera el posicionamiento mostrado en la figura 1: dos micrófonos en un amplificador. El estándar o tradición de microfonear guitarra eléctrica recomienda que empecemos con un micrófono dinámico posicionado muy cerca al gabinete, y así lograr un sonido muy directo y captar vívidamente el tono del amplificador. Coloca el segundo micrófono a 1.5 o 3 metros (5 o 10 pies) de distancia del amplificador para captar el sonido del cuarto.

Figura 1Dentro de la sala de grabación (control room), las señales de los dos micros aparecen en sus propios canales (con sus propios faders), cosa que te permite escuchar el sonido de cada micrófono y hasta combinarlos a tu gusto. Al ajustar los faders no sólo cambias la mezcla entre el sonido cercano y el del ambiente, también controlas la cantidad de filtro de peine (comb filtering) [figura 2] introducido al tono de la guitarra. Los dos micrófonos captan señales muy similares, lo que varía es que el instante en el que les llega la señal. Esto se debe simplemente a que el sonido tarda un poco más en llegar al micrófono distante.

Mover un poco el micro distante a un lugar distinto es como cambiar el parámetro de tiempo en un equipo de delay. Ajustar la posición de un micro efectivamente cambia la locación espectral de los picos y valles del comb filter, como escucharías en un flanger.

Figura 2Esta ecualización acústica mediante comb filtering es más pronunciada cuando las dos señales constan de la misma amplitud. Si le bajas el nivel a cualquiera de las dos, el filtro de peine es disminuido. Para mayor efecto, nivela ambas señales.

El sonido viaja aproximadamente 0.3 metros (un pie) por milisegundo. Para alargar la diferencia en el tiempo del delay por un milisegundo, aleja el micro distante un pie. Para lograr un delay de diez milisegundos, coloca el micrófono distante a 3 metros (diez pies) del amplificador. Es así de sencillo.

Hay que considerar que cada micro recibe sonido reflejado del piso, techo, paredes, muebles, y cualquier otro objeto en el cuarto (claro está, todo esto es adicional al sonido directo del amplificador). Así que obtenemos una interacción compleja de muchos componentes de sonidos provenientes del amplificador de guitarra. A través de la selección y posicionamiento de los micrófonos, enfócate principalmente en el sonido directo del amplificador a cada micro para experimentar con la ecualización acústica más exagerada posible, y así familiarizarte con las diversas opciones posibles.

Exprímele el jugo

Quizás quieras un tono grande y pesado. Para eso, usa dos micros y busca un pico de filtro de peine alrededor de los 80 o 90 Hz.

¿El sonido de guitarra te resulta un poco sucio (muddy)? Ajusta los micros de manera estratégica para que se cancelen alrededor de los 200 a 300 Hz.

Si tienes el lujo de contar con un ingeniero asistente, pídele que mueva uno de los micros mientras que escuchas lo que le suma o resta al sonido con una frecuencia específica en mente, en la mezcla de ambos micros. Tu asistente debería usar audífonos también para que puedas pararlo cuando encuentres una mezcla que te guste.

Si no tienes un asistente, graba una toma mientras que mueves uno de los micrófonos lentamente; lo más sutil y silencioso posible. Habla cuando sea necesario identificar algo específico para poder reproducir la posición del micrófono luego. Podría ser algo como: “En el borde de la alfombra, al lado de la lámpara.” Cuando escuches la grabación podrás identificar los cambios del tono mientras que el filtro de peine varia. Escoge el tono de guitarra que más te guste y coloca el micro en la posición aproximada con que lo lograste.

Para hacerlo aun más divertido, agrega otros micrófonos. El resultado espectral se hace mucho más complicado, pero usar múltiples micrófonos es una excelente manera de lograr tonos de guitarra únicos.

Cuando los picos y valles de los filtros de peines estén en el rango de frecuencia que complemente el sonido saliendo del amplificador, vas a haber encontrado el punto ideal. No se trata de suerte ni de magia. Encontrar el posicionamiento que brinde el tono que quieres simplemente requiere de paciencia y conocimientos de las implicaciones espectrales al combinar más de un micrófono.


Es posible que el amplificador suene muy bien en la sala de grabación, pero “delgado” al reproducirlo en la sala de control. Quizá el problema se deba a que el pequeño delay entre los dos micros haya causado un hueco significante en una región de baja frecuencia importante. Puedes arreglar esto al cambiar la ubicación de la frecuencia siendo aislada entre los dos micros, simplemente mueve un micrófono. Esto cambia el retardo o delay que altera las frecuencias siendo canceladas.


El arte de posicionamiento de micros para la guitarra eléctrica requiere de conocimientos profundos de acústica de cuartos, acústica musical, y psicoacústica. Para obtener buenos resultados consistentemente es necesario experiencia de grabación, conocimientos de tecnologías de micrófonos y comprender las cualidades sonoras de cada modelo y marca, entre otras cosas.


Prestarle atención al efecto que resulta de usar más de un micrófono para captar una fuente sonora te aportará entendimiento a este gran reto. La ecualización acústica te ayudará a atenuar partes poco interesantes o no deseadas y a la vez enfatizar los aspectos más únicos y favorable del sonido. Esta técnica ayuda especialmente a quienes graban la guitarra eléctrica.

Hasta la próxima.