DPA – dvote core 160×600
RME Babyface Pro 728×90
LS50W MusicSystem de KEF

LS50W MusicSystem de KEF

Un sistema de monitoreo para el estudio casero del Siglo XXI

 

Por Mike Metlay mmetlay@musicopro.com

KEF ha existido por mucho tiempo, pero han pasado varios años desde que he usado uno de sus monitores coaxiales excepcionales. En la edición de julio de 2013 de la revista Recording (www.recordingmag.com), Lorenz Rychner probó el KEF LS50, un monitor pasivo coaxial el cual elogió por su excepcional claridad y detalle. 

En este caso veremos el LS50W MusicSystem, y la W significa Wireless: el LS50W toma el LS50 (todavía disponible por US$1,299.99 el par, sin incluir un amplificador de potencia) y agrega amplificación e inteligencia a bordo para llevarlo al mundo del oyente moderno… o al hogar del músico que graba.

 

Una reputación impecable

El LS50W es en esencia un LS50, el cual es un monitor bi-direccional con una matriz de controladores que KEF llama Uni-Q. En el LS50 y LS50W, se trata de un tweeter de cúpula de aluminio de 1” (25 mm) con espacios de ventilación únicos, montados dentro de un woofer de aleación de aluminio y magnesio de 5.25”(130 mm). A KEF le gusta llamar dicho Uni-Q una matriz “coincidente” en lugar de simplemente coaxial; los dos controladores también son co-planares, lo que garantiza la alineación de tiempo más estrecha posible entre ellos.

El arreglo del driver Uni-Q se encuentra dentro de un sólido y no resonante gabinete con un baffle frontal difusivo y gran puerto ovalado de bajo reflexivo en la parte posterior. La respuesta de frecuencia en el extremo superior es un impresionante 28 kHz (plano ± 3 dB) y 47 kHz (6 dB); discutiré la respuesta de rango bajo a continuación.

Los woofers de metal de alta calidad son difíciles de construir, pero la gente de KEF ya es experta. Los controladores LS50W proporcionan graves profundos y agudos hermosos, todos con respuesta de transiente excepcionalmente rápida. Son una maravilla para escuchar, y el nuevo diseño LS50W los ubica dentro de un sistema integrado que va en línea con las necesidades de los estudios caseros modernos.

 

Lo brillante y nuevo

Es bastante obvio por la literatura proporcionada por KEF que el LS50W representa una filosofía de diseño que puede ser nueva y extraña para los audiófilos de la vieja escuela que están acostumbrados a sistemas de componente analógico estéreo con receptor separado, amplificador y altavoces. Sin embargo, para aquellos de nosotros que hemos trabajado en la producción de música moderna, el conjunto de características LS50W da una sensación sólida de satisfacción: casi todo lo que debería estar allí, está allí. No es revolucionario, pero está bien pensado y ofrece los beneficios como un profesional esperaría… y eso es todo lo que uno podría pedir.

En primer lugar, el LS50W es un monitor con activo (powered). Los conductores se combinan con un sistema biamplificado que ofrece 30 W para el tweeter y 200 W para el woofer. Esto ofrece una salida máxima de 106 dB SPL; demasiado fuerte para escuchar por periodos prolongados pero ofreciendo mucho espacio libre para transientes limpios cuando se monitorea a un nivel más sensible. Eso parece ser lo que KEF tiene en mente, dado que muchas de las especificaciones del LS50W se calculan a un nivel de referencia de 85 dB SPL en un rango de 1 metro, lo cual es un poco elevado para mí personalmente, pero perfectamente dentro de los límites de seguridad para escuchar unas pocas horas al día.

En segundo lugar, el LS50W ofrece una amplia variedad de opciones de conexión, algunas de las cuales eran básicamente ciencia ficción hace cinco años. El altavoz izquierdo no tiene controles en el panel posterior, excepto un control Balance que uno normalmente debería dejar centrado; se conecta a través de Ethernet al altavoz derecho, que tiene una conexión USB para Mac o PC, una entrada óptica Toslink, un segundo puerto Ethernet para usar con una red de audio y entradas analógicas no balanceadas en RCA (con salida RCA para subwoofer también). El sistema también es amigable con Bluetooth y puede cambiar entre ocho fuentes de audio inalámbricas diferentes. Lo único que falta es un par de entradas analógicas balanceadas, ya sea en XLR o TRS de 1/4”.

 

Controlando los parlantes

La ecualización del parlante se mantiene simple: un par de botones te permiten elegir entre los modos basados en la colocación Stand y Desk (este último disminuyendo los bajos medios para compensar por rebote de la mesa) y montaje Free Space o Wall (este último disminuye los bajos para compensar por el refuerzo de graves debido a la colocación cerca de una pared).

Si quieres ir más allá que eso, hay una aplicación remota muy elegante para iOS y Android que está principalmente diseñada para transmitir música a través de una conexión de red inalámbrica, pero también te permite marcar en configuraciones de EQ basadas en tu ubicación particular. Hay un modo Default llamado KEF Audio Signature que ofrece un sonido exquisito instantáneo sin necesita de ajustar cualquier configuración, pero apuesto que querrás un poco más de control sobre tus altavoces.

Es fácil usar la aplicación para entrar los detalles. Hay un modo básico que hace preguntas simples (por ejemplo, qué tan cerca a la pared o al borde de la mesa en centímetros), o un modo Expert que te permite seleccionar modo de Wall o Desk, ajustar el Treble trim ± 2 dB, activar corrección de fase basada en DSP, ajustar la extensión de graves, o encender un modo Highpass con ajustes para frecuencia de corte y ganancia relativa de un subwoofer conectado.

Muchas de estas funciones están hechas para el oyente casual, pero el usuario del estudio puede configurar el LS50W para proporcionar audio de su DAW con presionar el interruptor de fuente de entrada. La ruta de audio de los altavoces, desde A/D hasta DSP y D/A (hasta los controladores), es de 24 bits/192 kHz hasta el final, y la calidad de sonido de audio de alta resolución es impecable. 

 

En uso

El sonido del LS50W fue absolutamente fascinante. Trabajé con el sistema como altavoces secundarios en mi estudio, y también como mis principales parlantes en una pequeña sala de música en casa. Durante mucho tiempo me preocupé de que estaba escuchando mezclas “bonitas” en lugar de “honestas” en los parlantes, pero el nivel de detalles claros en mis mezclas me convenció rápidamente, y descubrí que mis mezclas se traducía bien a otros sistemas y con muy pocos ajustes necesarios. La fatiga auditiva no existía y las sesiones de mezcla y de grabación largas eran, por lo general, un placer. 

La conectividad era trivialmente simple desde Bluetooth a USB a analógico, y la aplicación remota hacía que configuraciones complejas fuesen simples. Aprender a utilizar el sistema fue sencillo, incluso con las opciones de configuración detalladas; KEF proporciona una guía de inicio rápido (Quick Start Guide), preguntas frecuentes en línea y un conjunto de videos con explicaciones para facilitar todo.

La única característica que no vi explicada en cualquier lugar era Bass Extension. Esta configuración te permite ajustar la frecuencia de respuesta de los parlantes por tener menos o más bajo, pero en ninguna parte KEF explica si hay que sacrificar algo para realizar esta operación. Y se trata de una diferencia significativa: las hojas de especificaciones muestran una respuesta plana de ± 3 dB hasta 61, 50 ó 45 Hz y 6 dB a 46, 43 y 40 Hz, dependiendo de esta configuración. Puedo creer ese número más bajo basado en mis sesiones de escucha; no había suficiente poder fundamental en los graves bajos para hacer temblar la habitación, pero podría decir que estaba allí y claro. Me pregunto para qué se ofrecen las otras dos configuraciones.

 

Conclusión

Los altavoces LS50W son una revelación. Ellos producen audio finamente detallado que te ayudará a mejorar pistas, sin dejar de ofrecer una experiencia de escuchar que no es demasiado clínica para el disfrute simple de música bien grabado. (Las malas grabaciones, sin embargo, son otro asunto completamente). Lo mejor de todo es que se integra hermosamente con el configuraciones digital modernas, manejando todo desde entradas analógicas entradas hasta audio de computadora de alta definición con aplomo. 

KEF nos ha dado monitores sólidamente impresionantes para la sala de música moderna. Incluso si vienen en tres colores de diseñador, diez segundos de música escuchada aquí pueden convencer a cualquiera que no son solo otra bocina bonita.

 

Precio:  US$2,199.99 el par 

Para más información: www.kef.com

Helix Native 728×90 ROS