DPA – dvote core 160×600
RME Babyface Pro 728×90
Home » La Revista » Entrevistas » Sons of Apollo, Un Super Grupo Para Dominar El Rock
 

Sons of Apollo, Un Super Grupo Para Dominar El Rock

SONS OF APOLLO:
Un Super Grupo Para Dominar El Rock

 

Por Fernando Curiel

Sons of Apollo es una banda conformada por el baterista Mike Portnoy y tecladista Derek Sherinian (ex miembros de Dream Theater), Ron “Bumblefoot” Thal (ex guitarrista de Guns N’ Roses), Billy Sheehan (bajista de Mr. Big, The Winery Dogs), y Jeff Scott Soto (ex cantante de Journey, y de Yngwie Malmsteen). Algunos la llaman una súper banda y como tal las expectativas son altas, pero ellos solo se enfocan en impactar con buena música. El álbum debut se llama Psychotic Symphony y fue producido por Portnoy y Sherinian.

Cuando Derek Sherinian me llamó para compartir las noticias de su nueva banda, la emoción fue contagiosa, y cuando los escuché me pareció adecuado ofrecer una entrevista en Músico Pro. Este grupo de veteranos tiene mucho que decir y su música despierta la curiosidad. A continuación verán la conversación con el cantante Jeff Scott Soto y el tecladista Derek Sherinian.

 

¿De quién fue la idea de hacer que este talentoso grupo de músicos se conformaran en la banda que hoy conocemos como Sons of Apollo?

Derek Sherinian: Mike [Portnoy], Billy [Sheehan] y yo tocamos juntos en 2012 en una banda llamada PSMS con Tony MacAlpine en una gira instrumental por unas 30 o 40 fechas en Europa y Asia; y realmente congeniamos bien tocando juntos. Hasta tal punto que le comuniqué a Mike que era momento de crear una banda con un cantante, así que aquí estamos en 2017 con Sons of Apollo. En ese momento queríamos mantener a Billy  Sheehan porque nos encantaba su forma de tocar y era perfecto para esta banda, pero luego Mike trajo a Bumblefoot como guitarrista. La primera vez que conocí a Bumblefoot fue nuestro primer día en el estudio de grabación, y sentí como si hubiera conocido a mi hermano perdido de hace 50 años. Fue a través de esta primera conexión que la idea de crear un disco, la cual fue una experiencia tan increíble, que me siento muy feliz de tener a Bumblefoot en nuestra banda. Luego, en la voz, Mike trajo a Jeff Scott Soto, a quien conozco desde hace años, y se ha convertido en el ancla del sonido de Sons of Apollo; su voz encajó perfectamente, lo que ayudó a mantener todo conectado a lo que está sucediendo musicalmente; y creo que hizo un trabajo fantástico para la voz en este disco.

Jeff Scott Soto: Todo comenzó con Mike Portnoy, que vino a verme el año pasado y yo estaba recibiendo un montón de deseos de cumpleaños ya que era noviembre y recibí un email de Mike deseándome un feliz cumpleaños. Dijo que iba a llamarme la próxima semana para decirme cuál sería mi regalo de cumpleaños. Él quería mantenerme en el misterio y se rehusaba a decirme lo que iba a regalarme. Yo pensé que se trataba de un auto nuevo o una guitarra Gibson Les Paul o algo así. Dos días más tarde me llamó y me dijo que mi regalo de cumpleaños, si decidía aceptarlo, era una invitación a formar parte de un grupo que había estado formando con Derek Sherinian, Billy Sheehan y Tony MacAlpine, llamado PSMS. Habían compuesto algunas cosas instrumentales, progresivas y de fusión en su mayoría, pero estaban trabajando en un nuevo álbum y querían ponerle voz. Antes de que pudiera terminar la frase acepté la invitación porque sabía, sin haber escuchado una sola nota, que algo con ellos sería de la mejor calidad y quería ser parte de eso. Pasaron unos meses y eventualmente se resolvió en que Tony no estaría involucrado y fue reemplazado por Bumblefoot. Aquello lo entendí principalmente porque Bumblefoot se destaca más como compositor de rock sólido. Y aunque Tony es un brillante guitarrista, querían a alguien que pensara más en la línea del hard rock moderno. Algo un poco diferente a PSMS.

 

Entiendo que Mike Portnoy y tú Derek son los productores de Psychotic Symphony. ¿Qué significa este trabajo en estos días? Ser un productor, ¿qué implica?

DS: Me lleva a interactuar con otros directores para definir el curso musical de los arreglos, el toque dado por los músicos de este calibre que podría ser muy caótico fácilmente si no hubiera una dirección y todo el mundo solo tocara lo que quiera. Así que Mike y yo queríamos orquestar y dar a todos un gran momento para brillar y asegurarnos de que todos fueran presentados, y luego también los productores encargados de asegurarnos de que las canciones sean geniales en el disco, lo cual lo mismo ocurre con el material, entonces ambos tenemos una visión muy común y trabajamos muy bien juntos como equipo de producción.

 

¿Cuál es el objetivo de Sons of Apollo, es decir, qué tipo de música están tratando de crear y quién sería su audiencia ideal?

DS: Cuando Mike y yo nos juntamos por primera vez, el instinto natural fue volver a hacer metal progresivo, siguiendo el estilo de composición que hicimos en el disco Falling Into Infinity de Dream Theater. Pero una vez que trajimos a Bumblefoot y comenzamos a escuchar de nuevo los riffs y desarrollarlos en el estudio juntos, una fuerte influencia de hard rock comenzó a surgir y queríamos honrar eso. Así que hicimos un esfuerzo consciente para hacer estas canciones de manera que todos los coros fuesen fuertes y melódicos, donde podrías cantarlos una y otra vez y sería asombroso, pero estratégicamente colocamos todo el virtuosismo de nuestro rock progresivo. El resultado, creemos, fue la dominación del arte que denominamos “wankery” estratégico. Es decir que colocamos la locura en los lugares correctos. En los solos todo es válido, no hay filtros, pero pusimos mucho énfasis en la excelente escritura de canciones y queríamos asegurarnos de que las líneas de la melodía vocal y las letras fueran tan fuertes como la música que habíamos escrito en el estudio. Entonces creo que Mike y yo hicimos un gran trabajo como productores.

JSS: Inicialmente pensé que íbamos a ser una especie de Dream Theater parte II. Es decir, pensé que iba a tener todos los elementos de Dream Theater junto con las cosas que ya estaban haciendo. Naturalmente pensé que íbamos por el grupo demográfico que ya habían estado cultivando, lo cual pensé conveniente ya que no tenía como objetivo ser el próximo Van Halen o el próximo Queen. Realmente quería hacer algo nuevo. Pero resultó de cierta manera ser lo contrario porque arrastramos definitivamente el rock clásico y la influencia del rock moderno. Esto amplió nuestra audiencia potencial y nos abrió a una participación más ancha en el mercado ya que apelamos a personas que no solo están en lo progresivo sino que también disfrutan la influencia del rock clásico y moderno.

 

¿Hay un líder musical en esta banda o sientes que todos ofrecen la misma contribución creativa?

DS: Tenemos la misma contribución creativa, pero al final del día, Mike es el líder de la banda y tiene la última palabra sobre las cosas. Pero en cuanto a la creatividad, todos estamos allí componiendo juntos en un entorno muy abierto y saludable.

 

Hay quienes se refieren a Sons of Apollo como una “súper banda” por el virtuosismo que cada uno de ustedes muestra en sus respectivos instrumentos. ¿Surgió algún problema que involucre choque de egos?

JSS: No necesariamente un choque de egos, pero en realidad estaba algo preocupado de que yo personalmente no fuera lo suficientemente fuerte como para representar lo que estábamos tratando de hacer. Dado el nivel del resto de los integrantes tuve la idea recurrente de no ser lo suficientemente bueno. A veces pensaba para mis adentros “¿soy yo el hombre para llevar el peso de este proyecto?” Sin embargo, una vez que empezamos a grabar las voces, me di cuenta de que estoy más que dispuesto y capaz. Tanto así que me sentí como el ancla de este elaborado y hermoso yate de un millón de dólares que estos tipos habían construido. Entonces me sentí más seguro que nunca de poder fundamentar el proyecto.

 

¿Podrían describir el proceso de composición de las canciones? ¿Cómo es la interacción entre ustedes? ¿Cada uno llega con sus propias ideas o trabajan todos juntos en el estudio?

DS: Por mi parte empecé cuando Mike y yo decidimos continuar con Sons of Apollo. Comencé a escribir un demo con música de inmediato en la cual aporté ideas de canciones con tres secciones seguidas; pero una de esas piezas que escribí se convirtió en “God of the Sun”, la cual terminó siendo la canción apertura del álbum. Es una trilogía de unos once minutos y Mike apenas lo escuchó dijo, “¡Esto es genial tal como está!” y decidió que fuese la primera canción. Ese fue el único caso en el que yo fui el único compositor. Todo lo demás fue muy colaborativo en el estudio, principalmente entre Bumblefoot, Mike y yo. Luego Billy vino hacia el final de las sesiones. Y en la segunda fase de escritura, Mike y yo trabajamos con Jeff en las líneas vocales de la melodía; Jeff trajo sus letras y Mike también tuvo parte en las letras así que fue un gran esfuerzo de equipo en todos los ámbitos.

 

¿Qué es más natural para ti, escribir música o lírica?

DS: Para mí la música, sin duda. No me considero un compositor de letras, no he escrito una canción de principio a fin por mi cuenta. Puede que tenga un título o concepto realmente genial y también puedo escuchar si ciertas palabras están sonando bien con la melodía. Soy bueno para encontrar palabras alternativas o variaciones sobre el concepto. Soy como un maestro realizando variaciones sobre un mismo tema cuando se trata de la letra.

 

¿Cuáles eran sus expectativas cuando estaban desarrollando
el plan para este álbum, y ahora que ya salió, se cumplió o tal vez incluso superó sus expectativas iniciales?

JSS: Ha superado todas mis expectativas. Cuando haces algo como esto realmente lo haces por ti mismo, lo haces por el bien de idear algo que hará que todos los involucrados se sientan orgullosos por el esfuerzo que requiere. Esperas que a la gente le guste y se prenda de ella, pero no hay absolutamente ninguna garantía de que a la gente le valla a gustar. Realmente nos tomó por sorpresa la rapidez y la disposición de todos en aceptar este proyecto.

 

Cuéntame un poco sobre los equipos de grabación que utilizas, ¿en qué consisten? 

DS: Es un proceso de dos fases. Mantengo mis demos muy simples antes de presentarlos a la banda. Realmente no me agrada invertir mucha energía introduciendo la sección de percusión. Toco con un metrónomo en mi auricular para la parte base y muchas veces realizo demos con mi iPhone en conjunto con el video, y esto es lo primero que envío. Cuando Mike lo escucha y a él realmente le agrada, o si realmente lo estoy disfrutando después de reproducirlo en mi iPhone, realizo un demo en Pro Tools y pruebo con diferentes tempos si hay varios cambios en este. Luego comienzo a colocar las secciones para poder escucharlas, manipularlas y luego comenzar a construir y realmente sentir la música. Es un proceso lento pero si lo repito lo suficiente, cuando esté listo para ir al disco número dos, voy a estar muy por delante del juego en lugar de simplemente llegar sin nada.

 

Hablemos un poco sobre los equipos que utilizan. Jeff, ¿eres quisquilloso con respecto al tipo de micrófono que utilizas o dejas eso a los ingenieros de audio?

JSS: Soy muy particular con mi equipo. He estado trabajando con micrófonos Shure durante los últimos veintitantos años y se ajustan a mi gusto como un guante. Por supuesto, hoy hay muchos micrófonos geniales, pero por alguna razón, sigo volviendo a Shure. Ellos me tomaron en cuenta a finales de los años ochenta cuando recién comencé a desarrollar mi carrera y me han brindado un gran apoyo durante todos estos años. Y por eso Shure es una de esas constantes en mis decisiones personales en cuanto a tecnología de los micrófonos se trata. En cuanto a cualquier otro tipo de tecnología, sino estoy tocando en vivo, no hay mucho más que realmente me importe. Es decir, cuando estoy en casa escribiendo y componiendo, no soy muy particular acerca de cualquier tipo de equipo, siempre y cuando haga el trabajo.

 

¿Tienes algún modelo específico que hayas encontrado que funciona particularmente bien con tu voz?

JSS: Sí, el Shure Beta 58 es el más adecuado para mí porque soy un cantante de voz alta y fuerte. Es capaz de manejar mi voz para que cada vez que cante tan fuerte como quiera nunca distorsione mi voz; y sin embargo, también capta todos los matices de mi voz para que siempre salga exactamente de la misma manera en que estoy cantando. He probado otros micrófonos donde si cantas demasiado alto, simplemente rompes el diafragma. Y luego hay otros que no se rompen pero que no recogen todos los matices. Y entonces realmente no me funcionan.

 

¿Qué tal en el estudio? ¿Sabes lo que usas en el estudio?

JSS: En el estudio siempre dejo eso al ingeniero porque depende de lo que pida la canción. Para el álbum Sons of Apollo utilizamos tres micrófonos. Uno de ellos fue genial para cuando me estaba dando con todo. Otro fue usado para canciones más suaves que tomarían todas las cosas aireadas y no tendríamos que preocuparnos de que el micrófono recibiera o no todo el poder de mi voz; ese era más al nivel del condensador. Lamentablemente, no recuerdo los modelos en este momento.

 

En el Video de “Coming Home” creo haber visto un Neumann, tal vez un U87, pero tu voz siempre suena tan bien. ¿Sabes si usas mucho procesamiento al grabar?

JSS: Sí, generalmente es ecualización y compresión. De nuevo, todo se basa en el micrófono que estoy usando en ese momento, pero le dejo los detalles al ingeniero. En casa, uso un Grooves Tube MD1. Lo he usado durante los últimos veintitantos años. Y hago casi todos mis discos en casa. Incluso para Retribution, las cosas que hice para Talisman a través de los años, y en el disco de Soul Circus que hice con Neal Sean. Este captura todo lo que necesito en el estudio, pero para Sons of Apollo utilizamos diferentes estudios y diferentes micrófonos. Entonces esa diversidad abrió una gran gama de variedad para mí.

 

Veo que lanzaste un álbum en solitario llamado Retribution que salió el 10 de noviembre.

JSS: Sí, y no fue por diseño que lo sacamos casi de forma consecutiva. De hecho, no sabía que el álbum Sons of Apollo saldría en ese momento. Establecimos las fechas de lanzamiento para Retribution mucho antes de que obtuviera la información sobre cuándo saldría Sons of Apollo. Y cuando me enteré que salían con apenas veinte días de diferencia, mi primera reacción fue de pánico. Lo último que quería era competir contra mí mismo. Pero nos parece haber favorecido porque, ante todo, tengo un público diferente y, por otro lado, recibí un poco de entusiasmo de las personas que estaban explorando Sons of Apollo. Creo que revisaron mi álbum cuando normalmente no lo habrían hecho y viceversa: las personas que estaban esperando Retribution estuvieron más dispuestos de escuchar Sons of Apollo.

 

La serendipia no sucede tan a menudo, especialmente en este tipo de situaciones, ¿no crees?

JSS: En la mayoría de las circunstancias esta situación resulta ser negativa, especialmente si los álbumes son muy similares en estilo. De hecho, tuve esa charla con la banda y las compañías discográficas y todos estuvimos de acuerdo en que, debido a que ambos álbumes pertenecían a géneros diferentes y, por lo tanto, estaban dirigidos a audiencias diferentes, no surgiría ningún conflicto. Pero ese no suele ser el caso. Pienso por ejemplo creo en la banda Stryper, si mal no recuerdo, quien sacó un álbum y en un par de semanas sacaron otro con George Lynch y Michael Sweet. Y aquello no les favoreció.

 

¿Este álbum de Sons of Apollo fue grabado en vivo en el estudio o fue cada instrumento grabado de manera independiente?

DS: No, grabamos inicialmente en vivo en Ocean Studios en Burbank entre los cuatro y la banda, nos gusta hacer sesiones cortas para luego hacer las correcciones necesarias. Cualquier otro arreglo de producción adicional lo realizamos en nuestros estudios personales. Luego Jeff entró en otro estudio para hacer su pista de voz.

 

Derek, ¿la forma en que has grabado el teclado ha cambiado mucho a lo largo de los años?

DS: Sí, así es. Realmente he estado grabando mi sintetizador a través de amplificadores la mayor parte del tiempo a menos que se trate de un sonido súper limpio. En estos casos voy directamente con una caja directa pero la mayoría de las veces paso por mis cabezales Marshall. También con mi modesto Leslie vintage. Realmente paso mucho tiempo retocando, ajustando los equipos y endulzando mis tonos, creo que realmente se puede percibir.

 

¿Utilizas algún sintetizador virtual o cualquier tipo de software para reemplazar los teclados de hardware?

JSS: No, yo no uso ninguna aplicación, ni secuencias, ni MIDI, toco instrumentos en vivo, toco sin cuantizar y trato de mantenerlo lo más real posible. Sabes que no hay nada como el sonido de un verdadero Hammond B3, no puedes fingirlo y cuando tocas con guitarras pesadas Heavy Rock o Metal necesitas un tecladista para poder complementar e incluso construir sobre las guitarras que no quieres disminuir con sonidos cursis y muchas veces usando aplicaciones y computadoras suena como un Carnaval, suena realmente patético y le resta humanidad a los sonidos.

 

¿Está utilizando pedales? 

DS: Sí, una gran parte de mi sonido incorpora mis cabezales Marshall y uso muchos pedales y distorsión, EVH Phase 90, luego a veces utilizo TC electronics, ellos sacan cosas geniales y yo uso sus delays.

 

Una vez que comenzaron a tocar juntos, ¿encontraron algún desafío particular o todos encajaron inmediatamente?

DS: Lo principal es Bumblefoot, es un talento increíble y mucho de lo que escribió para estos álbumes y muchas de las sesiones fueron muy desafiantes para mí, por lo que es un gran lugar en el que estar, incluso si tu compañero de composición es técnicamente brillante y te arroja cosas que te hacen sudar y aprender, ¡entonces sabes que es fantástico!

 

¿Qué significa y cómo llegaron al nombre Sons of Apollo? 

DS: Tengo una lista de nombres de bandas, unos 200 nombres y vi el nombre Apollo que pensaba que era muy fuerte y luego sugerí por qué no probamos Sons of Apollo, y realmente nos gustó mucho, era la música de Dios y el Dios del sol y nosotros éramos sus descendientes, éramos los dioses de la música que tocamos como dioses y es así de simple.

 

Más allá de la capacidad técnica de tocar partes complejas, ¿consideran que tienen los elementos para ofrecer musicalidad? 

DS: Las expectativas eran altas, y también tenía mis expectativas de nosotros y creo que eso los forzará a rendir al máximo y realmente siento que lo hemos logrado en este disco. Tenemos la combinación perfecta de gran composición y virtuosismo estratégico, y las canciones son realmente buenas y memorables y creo que hay algo para todos. Hay momentos técnicos realmente progresivos, pero luego tenemos algunos momentos buenos de hard rock y metal duro, y las voces son geniales durante todo el disco y todos estamos entusiasmados con las canciones de Apollo y todos vemos que esto ha sido más grande que cualquier cosa que hayamos hecho en el pasado, así que estamos entusiasmados de construir sobre esto, todos estamos comprometidos con 2018 para hacer una gira alrededor del mundo y llevar el show a la carretera y atraer a tantas personas como sea posible, así que estoy muy entusiasmado con eso.

 

Habiendo dicho eso, ¿tienen algún plan de gira en Latinoamérica o España?

DS: Todavía no, pero creemos que hay un festival en España en el que estaremos tocando y luego vamos a tocar en Latinoamérica, Sudamérica y en todas partes. Tenemos fanáticos increíbles, así que, por supuesto, realmente iremos.

 

¿Y cómo planean prepararse? ¿Van a tener muchos ensayos o sienten que tienen todo el material listo?

DS: Vamos a tener que ensayar y volver a aprender este disco, por lo que llevará al menos una semana de ensayo.

 

¿Está haciendo otros proyectos musicalmente similares a Portnoy con The Winery Dog, o estas trabajando con otra banda simultáneamente?

DS: Tengo un disco que acaba de salir con mi otro súper grupo, Black Country Communion, con John Huges, que salió la semana pasada y estamos haciendo un par de shows pero como dije, nuestro enfoque principal para 2018 es Sons of Apollo y estamos realmente listos para hacer muchas giras y ayudar a elevar la popularidad de esta banda.

 

Habiendo dicho eso, ¿qué tan importante crees que son las redes sociales para una banda como Sons of Apollo?

DS: Creo que son muy importantes porque se trata de que estén al tanto y como sabes, internet ha sido malo para las ventas de los discos de los artistas porque la gente simplemente la está descargando, pero al mismo tiempo el Internet ha sido muy útil para ayudar a las personas a que escuchen su música, reproduzcan sus videos y tenerlos al tanto de las fechas de las giras, por lo que tiene sus aspectos negativos y positivos.

 

¿Y manejas tus propias redes sociales, lo realiza alguien en la productora o alguien lo hace por usted?

DS: Veo la mía, pero para Son of Apollo tenemos a alguien que maneje esas redes sociales.

 

¿Tiene algún consejo para los músicos sobre cómo obtener más seguidores de una
manera mas efectiva en las redes sociales?

DS: No, no creo que algunas personas son realmente buenas con los trucos en las redes sociales y este tipo de cosas, yo solo dejo que ocurra de manera natural, mas orgánica y creo que las personas que firmaron conmigo, para mí es gente que va a hablar; así que trato de prestar la mayor atención posible y a medida que Sons of Apollo se haga más popular, mas seguidores obtendrá, pero realmente no pienso en ello. En lo principal que pienso es en hacer buena música y asegurarme de que Sons of Apollo esté bien encaminado y listo para recorrer el mundo, luego todo lo demás vendrá.

Tiene perfecto sentido, y ¿qué hay de los videos musicales? ¿Qué tan importantes son en el mercado de hoy en día? 

DS: Creo que ayuda. No creo que tengas que gastar tanto como solían hacer las bandas en el pasado, y simplemente se necesita algo para mostrar la calidad de la vibra de la banda.

 

¿Entonces tienen algún consejo para sus lectores, para sus fanáticos y potenciales oyentes que aspiran a tener una carrera como la suya, cuál sería?

DS: Diría que es un largo camino hasta la cima si quieres rock and roll, pero si vas a hacerlo, descubre qué música amas más y solo pon todo su corazón y alma en ella y se genial en ello, ya que es posible y con suerte los dioses te favorecerán.

 

¿Alguna anécdota del presente o del pasado que les gustaría compartir con los lectores?

JSS: Bueno, Journey fue un sueño hecho realidad. Steve Barry fue una de las mayores influencias en mí y he amado su música toda mi vida. Haber conseguido ese concierto fue como marcar uno de esos ítems de la lista de “cosas que hacer antes de morir”. Poder ser el líder de la banda original, la banda que escribió todas esas increíbles canciones, fue definitivamente uno de los mejores momentos de mi vida. Desafortunadamente también fue uno de los aspectos más bajos de mi vida debido a la forma en que terminó. Todo parecía ir bien y de repente cayeron los telones y me dijeron que ya no estaba en la banda. La forma en que se hizo y la forma en que continuó después de eso no fue se puede describir sino con un adjetivo sombrío. Después de diez años, ni siquiera he hablado con ninguno de los otros miembros de la banda. Pero todo sucede por una razón, y aunque ese es un viejo cliché, soy una prueba viviente de ello porque después de haber sido despedido fui llevado al Trans-Siberian Orchesta. Y ahora he estado con TSO por más de once años. Así es la vida, una cosa lleva a la otra y mientras no te detengas, sigas pedaleando, mantengas la cabeza en alto, algo prevalecerá. De hecho, estoy de gira con TSO en estos momentos.

 

Has podido desarrollar una identidad musical que es inconfundible. Eso es algo muy difícil de lograr para un músico. ¿Eso fue algo natural para ti?

JSS: Absolutamente no. Pasé tantos años escuchando a todos esos cantantes que eventualmente se convertirían en mis influencias. Todos tenemos influencias. Tus influencias brillarán más y cuando escuches a alguien cantar puedes decir quiénes son sus influencias. En realidad, puedes decir a quién han estado escuchando por la forma en que cantan o tocan. Y lo que hice fue que traté de sintonizar tantos estilos y géneros diferentes como pude. Escuché de todo, desde los Commodores hasta Metallica. Esto significa que no hay ninguna referencia vocal precisa para mi. Mi voz era muy emotiva y R & B pero también era muy heavy y metal. Me sentía muy versátil pero eso me preocupaba cuando era joven porque si escuchas a alguien como Freddy Mercury o Steve Perry solo tienes que escuchar dos notas para identificarlos. Siempre me pregunté si alguna vez tendría esa identidad. Fue una búsqueda difícil y me llevó mucho tiempo sentir que finalmente llegué a ese punto en el que la gente me reconoce de inmediato.

 

¿Aprendiste a cantar con un profesor o en un conservatorio? ¿Cómo llegaste a ese punto donde te dijiste a ti mismo lo estoy haciendo, ¡soy un músico profesional!?

JSS: Siempre estaba en mi corazón y mis maestros fueron quienes estaba escuchando en ese momento. Mi profesor era la radio, los CD y los álbumes que estaba comprando gracias a la influencia de mi hermano. Me empapé de todo naturalmente. Nunca tuve una capacitación formal o un maestro formal. Y creo que eso también es importante: o lo tienes o no. Puedes tener todas las lecciones del mundo, pero si no tienes las intuiciones básicas, no funcionará para ti. Es como aprender a conducir, uno comienza con una intuición básica sobre cómo funciona la máquina y luego uno se entrena para dominar la pista. Hay muchas personas que toman lecciones de guitarra o piano que no tienen en ellas ese don natural y luego se dan cuenta de que no son músicos y simplemente siguen con otra cosa.

 

Dado que eres autodidacta, ¿cómo aprendiste a manejar los riesgos involucrados en forzar tu voz? ¿Alguna vez sentiste que tuviste que ajustar tu técnica después de un horario tan apretado, como lo tienen a menudo los músicos profesionales?

JSS: Pasé por muchos momentos de miedo en realidad. De vuelta en 2001 desarrollé nódulos vocales y fue tan grave que tuve que someterme a una cirugía. Podría haber dejado que sanara naturalmente, pero eso hubiera significado un silencio absoluto durante unos seis meses. Y en ese punto de mi vida no podía darme el lujo de dejar de trabajar ya que apenas estaba haciendo el dinero necesario para sobrevivir. No podía dejar todo y dejar de trabajar. Así que tuve que recurrir a la cirugía. Pero también aprendí poco a poco a recuperarlo y llegué al punto en el que no le permitía a la audiencia saber o escuchar lo que había perdido.

 

Me alegro de que hayas vuelto, ciertamente no es una etapa fácil de atravesar…

JSS: Oh no, fue una de las cosas más difíciles en mi vida. Especialmente el miedo a no poder volver a cantar o no poder cantar al mismo nivel que antes. Fue una situación llena de miedo, pero solo tuve que enfrentar la cirugía y lidiar con las consecuencias. Con fuerza de voluntad sé que voy a ser capaz de prevalecer sobre mis circunstancias.

 

Has colaborado con tanta gente, incluidos Lita Ford, Gus G, Zakk Wylde y tantos otros sorprendentes proyectos en paralelo. ¿Hay alguien con quien te gustaría colaborar que no lo hayas hecho antes?

JSS: Sí, uno de mis músicos y guitarristas favoritos es Nuno Bettencourt, amigo personal mío. Sabes que es uno de los pocos tipos que creo que toca como pienso. Es decir, compone el tipo de cosas sobre las cuales me gustaría desarrollar mi lírica.

 

Impresionante, es muy adecuado, ¿te gustaría añadir algo más?

DS: Ha sido genial hablar contigo y te felicito por todo tu éxito con la guitarra.

 

Gracias, siempre es un placer. 

www.sonsofapollo.com 

 
Nov 21, 2018 @ 9:09 pm

Entrevistas