DPA – dvote core 160×600
RME Babyface Pro 728×90
Home » La Revista » Entrevistas » Juanes, Con planes de conquistarte

Juanes, Con planes de conquistarte

JUANES: Con planes de conquistarte

 

Por Fernando Curiel | fernando@musicopro.com

Astronauta atemporal y arqueólogo sentimental, así se presenta nuestro protagonista en su más reciente obra musical, cual ópera moderna que explora el amor correspondiente sin limitaciones de tiempo y espacio. Más que canciones que nos hacen reflexionar y despertar ánimos de bailar, decidió ser más generoso con su musa al continuar un camino desconocido después de cumplir con sus metas habituales de lanzar un álbum y girar. Con Mis planes son amarte (2017) Juanes relata una historia original. Todas las canciones tienen un video musical, y cada una presenta una historia entrelazada narrativamente con la anterior.

Quedo muy agradecido por el tiempo que nos brindó Juan Esteban para poder compartir con nuestros lectores acerca de su más reciente logro musical. Ya he tenido el placer de entrevistarlo, y cada vez crece mi respeto por este gran cantautor. Deja en evidencia una vez más cómo se entrega a la música. No me queda duda que se trata de un artista genuino, empírico y del corazón. Aunque expone sus 22 Latin GRAMMYs y dos GRAMMYs con orgullo, está consiente que lo importante no está en lo material, sino en el amor; por la familia y por lo que haces.

Va sin decir que disfruté su nuevo álbum, pero más admiro la sensación que dejó plasmada en mí de que la vida es un ratico, y que no hay nada como un día normal loco de amor, por lo cual hay que fijarse bien en la sangre y nunca dejar de hacer planes de amarte.

He aquí al inconfundible Juanes. Espero que lo disfruten.

 

¿Qué te inspiró a crear un álbum concepto y la historia detrás de Mis planes son amarte?

Al principio no habían planes de hacer un disco visual. Lo decidimos una vez que terminamos de grabar las canciones. Es que estábamos tan emocionados con el sonido y el resultado en general, que queríamos hacer algo extra especial para presentarlas, y se nos ocurrió llamar a Cacho López, el director que llevó a cabo la parte visual de este proyecto.

Habíamos trabajado con Cacho en un cortometraje de Loco de amor (2014) de 20 minutos. Cuando decidimos hacer un visual de todo el álbum, llamamos a Rebeca León, mi mánager y a todo el equipo para armar la historia. Nos enfocamos en una serie de cosas que resonaban en mí, con aportes importantes de ideas de Becky, de Cacho, y todo el equipo de Zapatero Films [www.zapaterofilms.com].


En los videos apareces como astronauta y arqueólogo, ¿son ocupaciones que considerarías sino fueses músico?

Son temas que me gustan mucho; todo el tema espacial, la vida extraterrestre, los planetas, el universo, y también la parte ancestral, la parte indígena y la conexión con la tierra.


Cuéntame acerca de la historia que relatas con la obra audiovisual.

Es la historia de este personaje que va usando la intuición para encontrar su camino, y es lo mismo que hacemos todos los días: seguir esa voz interior que nos va diciendo qué hacer en la búsqueda constante del amor. El protagonista viaja por el tiempo y el espacio, estuvo con su enamorada en distintas épocas, en 1917, 1950, y 1970.

Él se da cuenta al ver el talismán que ella tiene que ya se habían visto en otro plano, y es indicativo de que sus visiones son recuerdos, es decir, que son parte de su realidad. Al principio parecía un sueño, él estaba obsesionado con este personaje recurrente en su inconsciente. Ni siquiera le prestaba atención a su novia actual. Cuando encontró evidencia del talismán, le indica que ya la había visto. Se dio cuenta que él estaba buscando a la chica de sus sueños desesperadamente, y fue ahí donde encontró la respuesta, en la exploración a través del tiempo y el espacio. Entonces se podría resumir que el significado es que el amor es eterno.

 

Entonces se trata de un álbum concepto, en el que cada canción, con su video respectivo relata una historia en orden cronológica.

Sí, el orden de las canciones del disco forman parte de la obra entera. Cuando la gente compre el álbum no tiene que pagar extra por el visual, digamos que es valor agregado para los fans que compren el álbum.


¿Cuántas canciones compusiste durante la etapa de composición?

Cuando entramos al estudio grabamos 18 canciones, luego escogimos 16, luego 14, hasta que quedaron las 12 canciones que forman parte de Mis planes son amarte. Después fue Cacho quien empezó a darle orden a las canciones.


¿Cómo fue el proceso de desarrollar una historia que unifique a las canciones que fueron compuestas antes de la idea de que tengan continuidad narrativa entre ellas?

El proceso empezó con la colaboración con Cacho, que iniciamos hace más de un año. Nos reunimos a escuchar la música y a buscar cómo un personaje puede ir pasando por los distintos altibajos del amor de pareja, y buscando esos sentimientos para ubicar dónde encaja dentro de la narrativa. Cuando un amor está empezando tiene una energía muy particular y presente, luego la sensación cuando maduramos, cuando hay dificultades, etc. Entonces buscamos identificar esas etapas en la sensación que aporta cada canción para que represente una progresión emocional natural de un amor, mezclado con los temas del tiempo y espacio, y los demás detalles de la historia; se convirtió en algo único y muy especial.


¿Cómo es el proceso típico de desarrollo de un concepto para adaptarlo a una idea musical?

Un proceso típico podría ser que nos juntamos en el estudio, empezamos primero a improvisar melodías, luego improvisamos sobre alguna progresión de acordes, y sobre esa progresión y melodía nos preguntamos, “Ey, ¿qué tal esta historia?”.


¿De dónde surgen las ideas cuando compones, de experiencias propias o de la imaginación?

Todas estas canciones nacen de historias que me han pasado, cosas no necesariamente del presente, cosas imaginarias, cosas que te cuenta la gente…


Mis planes son amarte
incluye “Goodbye For Now”, la primera canción que has lanzado en inglés, ¿cuáles fueron los retos que esto presentó y por qué ahora?

Llevo unos cuatro o cinco años experimentando con ideas de canciones en inglés pero no me convencían mucho, es que me cuesta. Después de estar varios años viviendo en Estados Unidos y conociendo mejor el idioma, me sentí mejor equipado. Además colaborar con PooBear [Jason Boyd; compositor que ha colaborado con Usher, Chris Brown, entre otros] ayudó mucho.


¿Cómo aprendiste a componer?

Yo soy un músico empírico, o sea, nunca tuve la oportunidad de estudiar música en la universidad, sino que empecé con mi familia desde pequeño con la música popular. Mi primer acercamiento a la música fue con la guitarra acústica, tocando las canciones viejas de nuestros papás. Esa fue mi conexión. Yo me sentía tan emocionado cuando tocaba la guitarra y cantaba, pues me enloquecí con la música hasta el día de hoy.

Siempre ha sido una cosa instintiva. Tomo la guitarra, empiezo a improvisar y de repente algo me parece chévere. Ahí es cuando empiezo a desarrollar las ideas. Lo mismo con las melodías, improviso sobre los acordes y cuando hay algo que me gusta, empiezo a desarrollarlo. Pero no es como que me siento a pensar qué escala tengo que usar, no, es algo más natural. Si ya después me siento y me doy cuenta que hay una nota que está fuera de la escala o algo así, pues obviamente sí hay que cambiarla y pensar para solucionar cualquier cosa que pueda surgir.


¿Cómo nutres tu imaginación para que tu creatividad continúe?

Siempre trato de alimentarme todo el tiempo aprendiendo, escuchando música nueva, a los maestros, y música clásica. Me meto en clases por internet, me la paso viendo a todos los YouTubers por recibiendo clases [risas], y escuchando todo tipo de música pues para aprender. Siempre quiero aprender más.


¿Qué tipo de aprendizaje buscas en internet?

De todo. Me meto por ejemplos en páginas cuando estoy trabajando en una sesión y busco cómo hacer un side chain; cómo manejar el ecualizador, el gate, el patcheo, cómo ecualizar la guitarra acústica, etc. O me meto, por ejemplo, a buscar ejercicios de improvisación, progresiones, voicing; he comprado los DVD de Joe Pass, quien es uno de mis favoritos para ver cómo él mueve los acordes. Al principio mi lenguaje de acordes era muy básico, era como los acordes más básicos de la música popular, y después con el tiempo empezaba a avanzar más y entender más. A veces cojo, por ejemplo, secciones de piezas de Beethoven, Guaco o de cualquiera, como ocho compases y empiezo a ver cómo se mueven. Eso me gusta, es educativo. También practico ejercicios de la técnica de la pajuela [uña, púa] de velocidad, aunque no sé ni por qué hago eso porque ya no toco metal pero siempre me ha gustado [risas]. También me gustan los ejercicios de clínicas de Pat Metheny. Lo bueno es que hoy hay mucha información al alcance y es muy chévere encontrar con cierta facilidad cómo tocar alguna canción que quiera aprenderme.


Uno de los retos de ponerse a explorar ideas para ver si surge algo que podría ser una canción es encontrar el tiempo, ¿cómo enfrentas eso con una agenda llena de giras, entrevistas, y compartir con tu familia?

Todo el tiempo que puedo se lo dedico a la música. O sea, cuando no estoy viajando, no estoy de promoción, o cualquier trabajo en la calle, estoy en mi estudio casero. Y siempre estoy en función de la música. Si no estoy tocando la guitarra estoy pensando por lo menos en cómo ser creativo.


¿Qué canciones has compuesto en tu estudio casero?

Todo este disco, todo el disco anterior, cuando vivíamos en Coral Gables compuse el disco Mi sangre (2004) en casa también.


¿Qué equipos usas para captar ideas cuando no estás en casa?

Ando siempre con mi laptop y una interface de audio pequeña, y siempre estoy en función de eso experimentando.


¿Cuánto de tu álbum fue grabado en digital y cuánto fue analógico?

En el nuevo disco es por ahí 70% analógico y 30% digital. La batería es acústica, bajo y guitarra son tocados, y mi voz también es analógica; y luego tenemos un loop, un sintetizador, un arpegio, un Minimoog TR-808 haciendo un bajo, y siempre me gusta combinar esas dos texturas porque me encanta como suena.

Siempre en la mezcla de los shows en vivo me gusta tener la batería tocada por el batero y el loop abajo, cuando esas dos cosas están bien sincronizadas, es un sonido bien chévere. Eso lo he hecho desde mi primer disco solista, Fíjate bien en el año 2000 hasta este disco.


¿Cuánto tiempo le dedicas a buscar sonidos de guitarra?

Sí busco pero digamos a lo que más tiempo le gasto es a la canción. Digamos por ejemplo, si me comparo con Juan Pablo Daza, quien toca conmigo, él es obsesivo por encontrar los sonidos, es muy metido en el tema de los pedales y ese es como su cuento. El cuento mío es pensar en la canción. Entonces pienso que más que un ingeniero soy un cantautor, y por lo tanto le gasto más tiempo a que me guste la canción; a que me guste la sensación que me produce la melodía y las palabras. Por eso le gasto tiempo a las letras.


¿Cómo es distinto el flujo de trabajo en tu estudio casero cuando captas el proceso creativo a cuando grabas en un estudio comercial?

La mentalidad es distinta porque estoy ensamblando ideas, y por lo general estoy solo secuenciando y grabando cuando estoy en casa. Después de grabar la parte de guitarra, que a veces la grabo por línea o con un amplificador, me vengo a los plug-ins, primero probando presets. Cuando encuentro el preset que me gusta empiezo a personalizarlo. Luego, cuando encuentro algo que me gusta, lo dejo ahí pero más o menos sé si quiero una guitarra con distorsión y delay, por ejemplo.

A veces experimento con los pedales, pero sinceramente soy más de la guitarra y de la canción en sí porque como programo el bajo, la batería, etc., es mucho trabajo, y si me quedo clavado en una cosa mucho tiempo, como que no termino.

Ya después que estamos en un estudio las canciones están terminadas, sabemos lo que va a quedar en el disco, y podemos enfocarnos a grabar con más calma. Generalmente en el proceso creativo voy armando lo que más o menos me inspira. Y a veces en el camino de no pensar, muchas veces surge algo especial que termina quedando en el álbum.


¿Qué micrófono usas para grabar guitarra acústica en tu estudio casero?

Uso un micrófono Neumann KM184.


¿Cuál micro te gusta para grabar voces en casa?

En la pequeña sala de grabación (del otro lado de la sala de control) tengo un Neumann TLM 49 siempre listo para grabar. Pero a veces cuando grabo sentado en la consola uso un Shure SM57 o el 58 que me encanta y lo uso para maquetas.


¿Qué procesadores dinámicos o de tiempo favoreces en tu estudio casero?

Uso mucho los compresores dbx 160SL, Avalon 737 sp, y Purple Audio MC 77.


¿Y qué micrófono te gusta para captar las guitarras eléctricas?

Me gusta el Royer R-122 que es estéreo. También el Shure SM57.


¿Qué amplificadores usas en casa?

Tengo un Bogner, Vox, Fender y los dejo en el booth de grabación.


¿Alguna vez grabas con simuladores de amplificadores?

Algo que uso mucho es un preamplificador Neve 2065 que ¡suena increíble! Entonces cuando necesito resolver rápido, conecto la guitarra directo usando la entrada de línea y voy derecho al plug-in. Por ejemplo, mi primer disco Fíjate bien muchas guitarras las grabamos con una amplificador Fender y muchas otras con plug-ins y sonaba súper chévere.

En este último disco hay un par de líneas y un par de solos que quedaron en la mezcla final que fueron grabados por línea porque quedaron súper chéveres. Y quedaba con ese sonido como tostado,… como mal, pero dijimos iba bien en el contexto, así que lo dejamos así. Entonces todo depende mucho de cómo vos quieres “pintar” los sonidos.

 

www.juanes.net

 

Helix Native 728×90 ROS