DPA – dvote core 160×600
RME Babyface Pro 728×90
Home » La Revista » Críticas » Slate Control de Slate Media Technology

Slate Control de Slate Media Technology

Slate Control de Slate Media Technology: Para el estudio DAW sin consola

 

Por Paul Vnuk Jr. | pvnuk@musicopro.com

En la edición de junio 2017 examinamos el nuevo sistema de micrófono virtual de Steven Slate, que fusiona los diseños de software de su empresa con el hardware de la familia Slate. Este mes vemos otro producto de Slate que, a pesar de tener 100% de hardware analógico, debe gran parte de su existencia a la serie RAVEN de mezcladores virtuales de pantalla táctil (touchscreen), el Slate Control.

Cuando trasladamos nuestros estudios a la computadora (in the box) y dejamos atrás las consolas de hardware, pueden surgir obstáculos significativos. Perdemos muchas de las características de la consola que damos por sentadas, desde simplemente controlar el volumen de nuestros monitores hasta las señales de ruteo a los artistas, y poder comunicarnos con ellos desde la sala de control y más. La respuesta de Slate Media Technology es a estos problemas es el Slate Control. Diseñado por Paul Wolff (el afamado diseñador de consolas de la API y Tonelux), Slate Control es más que un controlador de monitor; es una adaptación de la sección central que se encuentra en mezcladoras de gran formato.

 

En el rack

El Slate Control es un sistema de dos piezas. Sus entradas y salidas físicas están alojadas en una caja de montaje tipo rack de 3U con fuente de alimentación externa, que se conecta a una caja de control de escritorio a través de un cable de 25’ de 50 pines (también está disponible una opción de 50’). Antes de llegar a los divertidos botones y diales de la unidad de escritorio, echemos un vistazo a la sección de E/S del rack. La versión actual, en revisión aquí, está configurada para uso estéreo. Se nos dice que un modelo de sonido envolvente 7.1 muy rico en funciones está por venir.

La parte frontal de la unidad de rack es una placa tipo faceplate simple con el logotipo de Slate. En la parte posterior de la unidad está cada entrada y salida que uno podría necesitar para el control del monitor y el ruteo. También hay varias entradas y salidas especializadas que hacen que el Slate Control sea compatible con versiones anteriores de consolas y configuraciones de estudio.

La mayor parte de la E/S se encuentra en uno de los cuatro conectores TASCAM D-Sub (DB25) de 25 pines. Estos incluyen salidas de altavoces, entradas principales, entradas de señal y entradas adicionales. Además hay un par de conectores DB9, para su uso con sistemas talkback antiguos, así como con medidores VU tradicionales externos.

El Slate Control ofrece una selección de siete fuentes de entrada estéreo. Se dispone de seis de ellas: Mix 1, Mix 2, Cue A / B, Cue C / D, Ext 1 y Ext 2 en un D-Sub del panel trasero, mientras que la última es una minijack estéreo en la unidad de escritorio para que los clientes puedan conectar teléfonos inteligentes o reproductores de MP3. Mientras que esto es cada vez más común en los controladores de monitor, Slate fue uno de los primeros en ejecutar esta idea con el controlador de monitor RAVEN de primera generación.

La sección talkback incluye un par de conectores XLR hembra para conectar micrófonos dinámicos externos tanto para la sala de control como para el talkback de estudio. Cada uno tiene su propio atenuador de volumen ajustable y hay un conector de pedal de 1/4 para activar el talkback.

Hay un par de salidas individuales 1/4” balanceadas en izquierda-derecha para la conexión a un amplificador de auriculares externo y una sección de salida dedicada de LFE (subwoofer). Ésta incluye una salida mono XLR macho ajustable, además de interruptores de dos posiciones para activar un filtro de paso bajos, seleccionar su valor 80/120 Hz a 12 dB / octava e invertir la polaridad.

 

En el escritorio

El módulo de escritorio mide 101/4″ de ancho x 7″ de profundidad y está inclinado a 11/4″  en la parte delantera y 2″ en la parte posterior. Su panel superior cuenta con un labio de 1/4″, que también le permite ser empotrado en un escritorio RAVEN, así como en la sección de fader estándar de 7″ de un marco de consola más antiguo.

Está disponible en un acabado en negro o blanco y es una mezcla curiosa de la vieja y moderna escuela. Sus 26 botones pesados son tipo años 80 retro, hechos del plástico claro con sus funciones etiquetadas. Ellos son de color blanco iluminado cuando están inertes y brillan intensamente en varios colores, con un clic fuerte cuando se presiona. Hay un gran dial plateado de volumen y nueve pequeños controles negros. Todos, excepto cuatro, están conectados a una carreta de relevos (relay) en la unidad de rack. Con cada pequeño giro incremental de los controles, se da un click de relay.

Al mirar la imagen es fácil ver que el Slate Control es mucho más que un controlador y seleccionador de monitor promedio. Está realmente diseñado como un centro de ruteo central para tu estudio, reemplazando y recreando la mayoría de las características de ruteo que se encuentran en los mezcladores tradicionales de gran formato, incluyendo un sistema center-section solo logic.

 

Ahora escucha esto

Las señales de entrada se pueden encaminar a una selección de tres conjuntos de monitores –A, B y C– y cada uno tiene su propio botón LFE (subwoofer). En lugar de un solo encendido/apagado para tu sub, puedes predeterminar qué monitores mantener activos. El único inconveniente de esto es que no hay manera de escuchar el canal LFE por sí solo, a menos que uno de los tres conjuntos de salida no tengan altavoces conectados.

La salida del monitor A está fija dentro de la unidad, pero B y C tienen sus propios topmounted trims para un nivel súper rápido de emparejamiento con la señal A. Esto puede parecer una cosa pequeña, pero como un ingeniero que selecciona diferentes monitores a menudo, es una de mis características favoritas de la unidad. También es útil cuando los ingenieros y los productores viajan con sus propios conjuntos de monitores.

El control de nivel maestro de los monitores es manejado por la perilla plateada grande denominada “YOU”. Tiene un centro de referencia como punto de referencia fijo, y también hay un ajuste precalibrado seleccionable (disponible mediante el botón CAL) que elimina completamente el control de nivel.

Otras opciones de monitoreo incluyen cortes izquierdo y derecho para los altavoces, un botón mono, un altavoz ajustable y una inversión polaridad. La capacidad de poner la unidad en mono y luego cortar la señal a uno de los altavoces es crucial para la verdadera escucha en mono, y sin embargo sorprendentemente es una rareza en muchos controladores de monitor actuales. Puedes escuchar derecha o izquierda activando el cambio de polaridad y mono a la vez.

Luego están un par de entradas de 1/4” para audífonos con volumen compartido y un control de selección de fuente. También hay una sección de control Cue similar para rutear señales a un conjunto de monitores o un amplificador de auriculares en la sala de grabación.

 

Hablando

Esto nos lleva a la sección de talkback del Slate Control, que es una de las más completas y robustas que he visto o utilizado en un controlador de estudio de escritorio. Talkback puede ser enviado a una multitud de fuentes, como los auriculares y varias mezclas Cue. Incluso hay un modo Auto Talkback que activa automáticamente la conversación cuando no se detecta música.

Luego hay un botón marcado Slate. Éste envía el micrófono del talkback a una salida adicional que conectas de vuelta en tu DAW. Para funciones de talkback, hay una opción de un micrófono electreto ajustable a bordo o una entrada cambiable para tu propio micrófono talkback externo dinámico.

Además, Salte Control también ofrece una entrada secundaria de micrófono externo para Reverse Talkback: un micrófono de conversación para los artistas en la sala de grabación, conocido por algunos ingenieros como “listenback”. Esto puede parecer innecesario cuando se graba a un vocalista, ya que él o ella tiene un micrófono justo allí, pero te sorprenderás del número de veces que he visto a un baterista agarrar el micrófono de la caja y torcerlo hasta su boca para comunicar algo a la sala de control, arruinando el posicionamiento del micrófono a su vez. Además, que los artistas puedan hablar contigo fácilmente es un hábito muy importante: acelera el proceso de grabación y tranquiliza a los miembros de la banda que desean tener una voz.

La última característica del Slate Control es un par de entradas USB, lo que permite a la unidad funcionar como una central para tus dongles lo cual proporciona un práctico puerto cuando un cliente necesita agarrar una mezcla en bruto y meterla en su thumbdrive. Este hub se conecta a tu DAW con un cable mini-USB, e incluso puedes cargar tu teléfono.

 

En uso

A pesar de que el Slate Control parece abrumador por la cantidad de funciones que posee, la parte más complicada es configurar sus entradas y salidas en los D-Subs e integrarlos en su estudio. Slate incluye sugerencias de configuración para usar el Slate Control con un patchbay y más en el manual descargable. Lo recomiendo como una buena lectura, no sólo para aprender los pormenores del Salte Control después de haberlo comprado, sino también para investigar si es una buena opción para tus deseos y necesidades antes de comprarlo.

Tuve un poco de preocupación inicial sobre el uso de una unidad con relay de clic en mi sala de control, donde también hago grabaciones, pero todos los controles de auriculares que uno ajustaría durante una toma en la sala de control son silenciosos y libre de relay. En uso, los relays te permiten ser muy preciso y detallado al marcar los niveles mientras mantienes los botes y los interruptores innecesarios fuera del flujo de audio. Los botones, interruptores y perillas son increíbles, y la unidad se siente sumamente resistente.

El sonido de la unidad es amplio, abierto y simplemente nítido. Nada está en el camino de su música o sus mezclas. Las salidas de auriculares son muy limpias y potentes, y el micrófono de talkback a bordo hace su trabajo bien.

Mis únicas quejas son pequeños detalles cosméticos. Por ejemplo, creo que etiquetar la perilla de volumen principal “YOU” es un poco de cavernícola. Pero nada de esto tiene ninguna influencia en el buen funcionamiento del Slate Control o en un sonido fantástico.

 

Conclusión

Aquí es donde les digo que este impecable sonido, nivel de calidad de construcción y funcionalidad extrema llevan un precio muy alto, incluso sin la conversión A/D y D/A que se encuentra en otras unidades en este rango de precio. Sin embargo, no puedo pensar en ninguna unidad que compita con esta flexibilidad de ruteo de estudio de la vieja escuela.

Si solo necesitas una sencilla selección de monitor y un ruteo para una mezcla o dos, el Slate Control es seguramente excesivo para ti, pero si has estado deseando ir completamente in-the-box, pero no lo has hecho debido a todas las funciones que estabas a punto de perder al remover una consola, entonces el Slate Control es un contendiente superior. Un dispositivo impresionante en su totalidad, ya sea con RAVEN o por sí mismo.

 

Precio: US$2,499.00
Para más información: www.slatemt.com

Helix Native 728×90 ROS