DPA – dvote core 160×600
RME Babyface Pro 728×90
Home » La Revista » Críticas » Piano Digital Celviano Grand Hybrid GP-500 de Casio

Piano Digital Celviano Grand Hybrid GP-500

Piano Digital Celviano Grand Hybrid Gp-500 de Casio: Lo más innovador en realismo y perfección de teclados

 

Por Gerardo Porraz | gerardo@musicopro.com

Durante décadas los principales fabricantes de teclados electrónicos han tratado de perfeccionar el desarrollo y fabricación de los mismos, siendo el aspecto más importante el enfoque que se da en los sonidos de pianos acústicos, y la acción y peso de las teclas. El problema del peso y la acción en las teclas ha sido tratado por medio de varios tipos de recursos, teclas de madera, resortes, plomo, etc. Todos han tratado y quieren hacer lo que sea necesario para acercarse lo más posible a la reproducción de un verdadero piano acústico de concierto (piano de cola).

Es claro que, aunque muchos fabricantes se han acercado bastante a emular la acción real de un piano, hasta ahora, no existía ninguno que otorgara una acción y sensación exacta. Simplemente es muy difícil de recrear, a menos de que se replique la maquinaria completa. La clave de la serie GP de Casio se encuentra en la réplica exitosa de la acción y sensación de un verdadero piano acústico de concierto, al juntar el cuerpo de un piano acústico con la tecnología digital moderna. El Celviano Grand Hybrid de Casio, como su nombre lo indica, es un hibrido que no solo resuelve este problema, sino que es también una delicia para tocar.

Ya que este instrumento es realmente un híbrido y combina dos elementos esenciales, para poder realizar esta crítica efectivamente la dividiremos en dos partes principales, el teclado y el sistema electrónico.

 

El teclado

Cuando pones las manos sobre este teclado, lo primero que te das cuenta es que estás tocando un piano con acción real y se siente más acústico que eléctrico. Todos los puntos esenciales de las dinámicas que necesitan los pianistas están ahí presentes sin comprometer absolutamente nada.
Como si se estuviese mirando un piano acústico de alta calidad, el Celviano Grand Hybrid cuenta con una maquinaria de acción de martinetes desarrollada en colaboración con el famoso fabricante de pianos de concierto C.Bechstein. Las teclas de madera son exactamente las mismas que se encuentran en un piano de concierto Bechstein, lo cual otorga el balance adecuado y la acción de un piano de concierto real. Una verdadera obra de artesanía donde la colaboración entre estas dos compañías ha dejado un resultado nunca antes visto. El panel ubicado en la parte superior se abre y deja observar la acción de la maquinaria y los martinetes como cualquier piano acústico.

Al echar un vistazo al sistema de la maquinaria lo primero que uno busca son las cuerdas. Recordemos que este es un piano híbrido, y el sonido no es producido por cuerdas, los martinetes pegan en un borde al final del viaje reproduciendo la acción y sensación del viaje de la tecla, pero detonando los sonidos electrónicos de los pianos de concierto que vienen precargados en el sistema eléctrico.

Entre las muchas ventajas que este instrumento ofrece, la principal es que logra una combinación admirable entre lo acústico y lo electrónico, resolviendo por completo la acción y sensación natural que solo un piano acústico puede ofrecer, junto con todas las características que la tecnología electrónica moderna aporta a la ecuación.

 

Un poco de historia sobre C.Bechstein

La fábrica de pianos de C. Bechstein fue fundada en 1853 por Carl Bechstein en Berlín, Alemania. Carl Bechstein quería fabricar un piano acústico capaz de soportar las grandes exigencias y el rigor de los virtuosos de la época, como Franz Liszt. Liszt era un pianista fenomenal y su estilo era muy duro y desgastante para los pianos de aquel entonces. En 1857, se llevó a cabo la primera presentación pública de un piano de Bechstein. Y en 1870, con el respaldo de Franz Liszt, los pianos de Bechstein se habían convertido en el estándar en muchas salas de conciertos. Hoy en día se destacan por continuar la tradición en la fabricación de maquinarias de calidad.

 

El sistema electrónico

El Celviano Grand Hybrid, como el nombre de su modelo lo indica, logra proporcionar el sonido amplio y robusto de un ‘Grand Piano’ (piano de concierto) e incluye sonidos de tres tipos de pianos principales. El Berlín, Hamburg y Viena. Proporcionando los sonidos auténticos de los tres pianos de concierto de mayor reconocimiento mundial. El Viena es un piano brillante que se destaca por lo nítido y lo cristalino de sus agudos y medios, perfecto para toda la música clásica. El Hamburg, mi favorito, es un piano cálido, robusto y responsivo. Brillante cuando se toca con fuerza y discreto cuando se toca suavemente. Es ideal tanto para clásico como para jazz y contemporáneo. El Viena es también un tanto brillante con bajos profundos y un cuerpo sólido para cualquier tipo de música.

Estos tres responden bien a la acción de los pedales (atenuador, eco y sostenimiento) que se encuentran en el pie de la base que soporta el teclado y la maquinaria (más sobre la base y el armado en las páginas siguientes). Los pedales vienen integrados, son parte de la base, y no se requiere conectar pedales externos que se resbalen o se rompan con el uso. Lo mejor de estos pedales es que hasta en este pequeño detalle pusieron muchísimo empeño. Los pedales responden exactamente igual que los de un piano acústico.

Gracias a la sofisticada tecnología electrónica de este modelo, ofrece todo lo que un instrumento digital puede ofrecer. En su memoria incluye una amplia librería de sonidos de teclados electrónicos y órganos, así como otros tipos de instrumentos como cuerdas, bajos, instrumentos de viento, percusión etc. Haciéndolo un sintetizador digital completo. A su vez su capacidad para grabar es una de sus mejores características. Muchos pianistas componen por medio de la improvisación, simplemente aquellos que quieran guardar ciertas interpretaciones, puede hacerse de manera muy fácil con tan solo conectar un dispositivo externo al puerto de conectividad USB integrado.

El sonido se reproduce a través de dos bocinas de alta calidad ubicadas en la parte inferior del teclado. Mientras que la mayoría de los teclados electrónicos vienen con sus bocinas por la parte de arriba haciendo la recepción del sonido de una manera más directa, el Celviano Grand Hybrid, envuelve el sonido en la parte inferior, emulando la caja de un piano. Otro acierto, en mi opinión, para estos modelos.

Ya que ofrece una versatilidad nunca antes vista en un instrumento como este, es perfecto tanto para pianistas y concertistas, como para estudiantes y principiantes. El GP-500, incluye también una librería adicional con música pregrabada con más de 50 composiciones clásicas de Mozart, Beethoven, Chopin, Liszt, Brahms y Bach, así como algunas de las piezas favoritas de los teclados de Scott Joplin. Esta librería puede ejecutarse para tocarse sola, accionando el control de reproducción. Todos estos temas pregrabados vienen acompañados con su libro de partituras incluido. Aquellos que quieran escuchar música de piano, tienen la opción de hacerlo con solo apretar un botón. Los que estén aprendiendo a tocar piano pueden reproducir esta librería incluso separando las manos. Estos temas pueden reproducirse por completo o con partes por separado – solo mano izquierda (si se desea practicar la derecha únicamente), o solo mano derecha (si se desea practicar la izquierda únicamente). También puede tocarse con acompañamientos de cuerdas y otros instrumentos añadiendo capas. La librería de sonidos y todos los juegos de combinaciones que pueden encontrarse y realizarse lo hacen multifacético. Por supuesto incluye un metrónomo y su capacidad de alterar la velocidad hasta encontrar el punto mejor deseado en todo lo que se desee tocar.

Finalmente, en cuanto a su conectividad, cuenta también con una entrada para audífonos, puerto USB, entradas y salidas de ¼ de pulgada y MIDI. El GP-500 puede utilizarse con cualquier par de audífonos sin perder su calidad de sonido y la perfecta sensación del teclado. Esto lo hace ideal para aquellos que tocan o viven en ambientes sensibles al ruido como escuelas, departamentos o lugares pequeños, y que gustan de tocar a cualquier hora sin necesidad de despertar a sus familias, vecinos ni tener que lidiar con la policía. Esto simplemente no sería posible en un piano acústico.

 

La base, accesorios y el armado

Como ya lo mencioné, la base cuenta con dos patas y una barra de sostén transversal la cual incluye los pedales de dinámicas. El armado de la base es sencillo y solo requiere colocar las piezas en la posición adecuada y enroscar los tornillos. El resto de la maquinaria viene en una sola pieza dentro de la caja del teclado. Debido a que la caja incluye la maquinaria completa, así como los circuitos electrónicos, su peso es de aproximadamente 100 Kg (200 lb) y requiere de dos personas para levantar y ensamblar. Para ensamblar la caja junto con la base solo es cuestión de levantar (entre dos) y sobre poner en las ranuras que se indican en la parte superior de la base. El ensamblado no toma más de unos veinte o treinta minutos desde el desempaque hasta el terminado. Y por supuesto Casio pensó en todo e incluyó un cómodo asiento (banco) acolchonado que puede ajustarse a cualquier altura, para poder hacerlo un paquete completo y disfrutar de largas horas de tocar.

 

Apariencia

La primera impresión del Celviano Grand Hybrid es la de un piano vertical de alta calidad. Su terminado es en un fino negro laqueado brillante como el de los pianos más finos, dándole un porte y una apariencia espectacular. Es un instrumento que adorna el entorno, perfecto para la casa o el estudio y que brinda un toque de estilo y sofisticación a su vez. La tapa superior se levanta a un ángulo 45 grados que deja ver y admirar la acción de los martinetes mientras se toca. Y las bocinas se encuentran discretamente ubicadas por la parte inferior de la base del teclado.

 

Los modelos

Casio lanzó al mercado tres modelos distintos de este instrumento, el GP-300, 400 y 500. Los tres son fundamentalmente similares solo con algunas diferencias mínimas, como su acabado y algunas variaciones en los sonidos. La tercia ofrece esencialmente la misma maquinaria de acción y sensación del teclado, y el mismo sistema de sonido. Sin embargo, el GP-500 viene con el acabado de lujo y algunos sonidos adicionales. Y también con una tecnología un poco más sofisticada la cual brinda al registro agudo una mayor brillantez, como si se estuviera tocando un piano de concierto de 9 pies.

 

Conclusión

El Celviano Grand Hybrid es la culminación de años de investigación y desarrollo de Casio. Esta compañía realmente me sorprendió, así como lo ha hecho también varios músicos de reconocimiento mundial y profesionales destacados de la industria. Para ver a estos pianistas de alto calibre tocar y hablar sobre el Grand Hybrid, hagan una búsqueda por medio de este nombre.

Este es un verdadero logro y avance tecnológico y musical. Y por si fuera poco, a todo esto sumémosle otras ventajas más como el que nunca tiene que ser afinado o ajustado. Este instrumento provee todas las ventajas que cualquier piano acústico de concierto otorga, sensación, calidad, apariencia y buen sonido. Y la vez todas las de un digital como compatibilidad electrónica, variedad de sonidos, conectividad y rentabilidad. Para aquellos escépticos de las marcas y la tecnología, solo queda una recomendación, probarlo. El Celviano Grand Hybrid de Casio es simplemente un instrumento perfecto. Con una garantía limitada de 5 años, este instrumento es lo más innovador del momento.

 

Precio: US$5,999 (y $3,999 por el GP-300)
Para más información: www.casio-intl.com/latin/es/emi/

Helix Native 728×90 ROS