DPA – dvote core 160×600
RME Babyface Pro 728×90
Home » La Revista » Críticas » Micrófono Colares de Roswell ProAudio
 

Micrófono Colares de Roswell ProAudio

Actitud y gran sonido de un nuevo y genial diseño de micrófono

 

Por Paul Vnuk Jr. |  pvnuk@musicopro.com

Roswell Pro Audio ha construido una muy respetada reputación en poco más de tres años. Esto es en gran parte debido a dos micrófonos: el Mini-K47 (probado por este servidor en septiembre de 2015) y Delphos (actualizado desde Aurora, prob ado en mayo y diciembre de 2016).

El Mini-K47 es la oferta básica de Roswell a US$ 299. Es un condensador compacto de gran diafragma con cápsula cardioide de estilo K47 y una inconfundible inconfundible sonido FET tipo 47. Es una de mis principales recomendaciones para cualquiera que quiera un gran micrófono de nivel de entrada bajo US$ 500; Tengo un par que uso regularmente en mis sesiones, y el editor de Recording tiene uno que ama para voces y voces en off además de instrumentos de cuerda.

El Delphos de US$ 899 es un micrófono LDC de tamaño completo con una cápsula estilo K67, seleccionable entre cardioide y omni. Tiene sonido dimensional pero en gran parte neutral de “imagen grande” con altos agradablemente controlados; lo considero el mejor modelo general de la línea Roswell. Roswell también hace el RA-VO, un micro de US $ 999 diseñado a medida para máxima neutralidad en voz y para uso de voz en off.

Roswell se catapultó de manera rápida en este rubro con micrófonos de gran sonido y alta calidad de construcción gracias al hombre detrás de la operación, Matthew McGlynn. Matt es el fundador de recordinghacks.com, la mayor base de datos de micrófonos disponible en línea y una fuente a la cual recurrir a menudo Él también maneja microphone-parts. com , un sitio web con información de modificación de micrófonos, partes y juegos completos de tipo DIY.

Roswell Pro Audio Colares

Estos paradigmas colisionan maravillosamente bajo el nombre Roswell Pro Audio, que da como resultado micrófonos hechos con partes investigas de manera experta, de origen mundial, que son retocadas, ajustadas y ensambladas en las instalaciones de Roswell en el norte de California. Roswell se ocupa de micrófonos que se clasifican como boutique en construcción y diseño, pero que vienen con precios de boutique. Este mes, estamos contentos de presentarles la primera crítica mundial del último micro de Roswell: el Colares.

 

¿Qué es un Colares?

Colares lleva el nombre de una isla frente a la costa brasileña donde se observaron múltiples ovnis en la década de 1970. Este micro está construido en base a una cápsula de placa posterior doble de estilo CK12 de 34 mm con un diafragma Mylar con borde de 3 micras y es solo cardioide. Podría suponer que la cápsula CK12 significa que el Colares está diseñado para sonar como un C12 ó C414, pero de acuerdo con Matt, el punto de partida fue en realidad para hacer un micrófono de estilo 251.

Dentro del micrófono hay una versión modificada de un viejo Neumann Circuito FET. Según Matt, “probamos una media docena de JFETs hasta que encontramos uno que tuviese las características de distorsión que quería un de JFET diferente a lo lo que hemos usado antes. Luego usamos un medidor de distorsión para seleccionar el valor del resistor de polarización específico para cada JFET individual, micrófono por micrófono, para darnos el Perfil del 2º armónico que le da a este micrófono su sonido”.

El Colares también usa un transformador bobinado de manera personalizada de Cinemag y condensadores exclusivos de película y lámina hechos en Estados Unidos. Las especificaciones incluyen un rango de frecuencia de 20 Hz-20 kHz, 35 mV/Sensibilidad Pa, impedancia de salida por debajo de 200 Ω, señal a ruido mejor que 82 dBA, y menos de 12 dBA de ruido propio.

Uno de los dos interruptores de Colares activa una atenuación de 10 dB en la entrada, que (como veremos a continuación) tiene tanto que ver con el sonido del micrófono como con su nivel de volumen. El otro es un interruptor de filtro de 3 posiciones con una elección de flat, -3 dB a 60 Hz ó -3 dB a 150 Hz.

El micrófono tiene un cuerpo pesado y denso de latón vestido con un esmalte único en cobre metálico con una insignia de Roswell y canasto con acabado satinado de níquel y tapa. Mide 7.24″ x 1.97″ y pesa poco menos de una libra, y se vende en una pequeña caja estuche rectangular con soporte Rycote Lyre.

 

El sonido de Colares

Colares comienza con una respuesta atrevida con extensión de bajas frecuencias, alrededor de 3 dB a 25 Hz e inclinado hasta 150 Hz. Permanece plano en los medios hasta 2 kHz, donde tiene un aumento de 2 dB hasta 5.5 kHz y luego, otro aumento de 3 dB centrando en 8-10 kHz.

La gráfica de frecuencia solo cuenta parte de la historia. La salsa secreta de Colares es cómo se satura el circuito con una encantadora riqueza armónica de segundo orden. Mi reacción inicial al Colares fue que este es un micrófono que tiene una gran presencia y actitud sin complejos. Si un micrófono podría gritar: “¡Hagamos esto!”, Colares lo haría.

Ofrece una captura de bajos muy completa y audaz con un extremo superior que se detalla, pero que no es brillante y abierto, es una mezcla de dimensional y emocionado. Esta podría ser la primera vez que he estado tan consciente del sonido del transformador de un micrófono; estoy acostumbrado a escucharlo en preamplificadores, pero esto es algo especial.

Por lo general, no uso atenuadores de micrófonos a menos que escuche el distorsión de micrófono en la entrada. Sin embargo, en el Colares el pad es una parte esencial de la voz del micrófono, ya que es la etapa de pre-entrada. Si Colares está cediendo demasiada actitud armónica en los medios altos y agudos superiores, al encender la atenuación y aumentar el preamplificador para compensar alisará los bordes armónicos del sonido para limpiar y capturar de manera más abierta. Los dos filtros de paso alto también son útiles para domesticar el micrófono, ya que pueden eliminar el ruido y el ruido de algunos de los bajos subarmónicos que este micrófono puede capturar.

 

En uso

Puse dos Colares para trabajar como aéreos de batería estéreo, gabinete de bajo, gabinete de guitarra eléctrica, guitarra acústica, percusión y voz. Por un lado, no recomendaría el Colares como el micro de estudio “todo en uno” lo cual está bien, porque Roswell ya tiene un micro así: el Delphos.

Sin embargo, lo recomendaría como un gran micrófono para agregar audacia y entusiasmo armónico a cualquier fuente en una mezcla que quieras resaltar. Me encantó como aéreos en la batería; y mezclado con el resto de las piezas del juego de cerca, dio los platillos e incluso a la tarola y toms un buen sonido saturado, en lugar de solo brillo.

Gracias a su aumento de bajos, es un gran micrófono de gabinete de bajo, ya sea que esté limpio con el atenuador o al dejar que suene su transformador. Usar los filtros para limpiar la suciedad lo convierte en un gran micro para amplificador de guitarra, mezclándose maravillosamente con micros de listón y dinámicos. En guitarra acústica, su uso va a depender de la fuente y estilo; es más adecuado para cuando necesitas que la guitarra sea atrevida en la mezcla.

En la voz, la frase que viene a la mente es “absolutamente gigantesco”. El circuito de saturación es perfecto aquí, ya que un cantante puede inclinarse en el micrófono y agregar un poco de emoción armónica que debería hacer una interpretación vocal igualmente emocionante… especialmente ya que se puede controlar a través de su propia proximidad y nivel de volumen de una manera muy orgánica. Los filtros son geniales para deshacerse de suciedad baja, controlar los plosivos y ayudar a colocar la voz en la mezcla.

Uno de mis usos favoritos fue como un micrófono de cuarto. Al grabar batería, suelo comprimir agresivamente esta fuente, pero no con los Colares. Ayudan a mantener las cosas abiertas, pero cohesivas y emocionantes, metidas en el mezcla y agregando una gran dimensión de cuarto a la batería.

 

¡Tremendo!

Probablemente he abusado de las palabras “emocionante” y “audaz” para describir al Colares, pero en realidad son las mejores descripciones que yo puedo encontrar. Lo que más me gustó de este micrófono es que comienza con un clásico sonido grande y limpio, luego lo lleva a nuevas áreas sónicas. Es una bestia realmente única en un zoológico demasiados clones repettitivos, emocionante para usar, experimentar y descubrir nuevos sonidos.

 

Precio: US$ 1399

Para más información: www.roswellproaudio.com

Helix Native 728×90 ROS